Ads 468x60px

DOS CIEGOS DE JERICÓ SON CURADOS POR JESÚS

DOS CIEGOS DE JERICÓ SON CURADOS POR JESÚS
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Nuestra confianza en Dios debe ir más allá de las palabras, esto significa superar en muchos momentos de nuestra vida la ansiedad e incredulidad. Los dos ciegos de Jericó que recibieron sanidad debieron superar varios obstáculos como su incapacidad para ver, la gran multitud alrededor de Jesús, entre otros. Pero Jesús premia la fe y la perseverancia, ellos alcanzaron su milagro…

DOS CIEGOS DE JERICÓ SON CURADOS POR JESÚS

Al salir ellos de Jericó, le seguía una gran multitud. Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Mt. 20:29-30.
Como creyentes debemos luchar contra la ansiedad, ella es enemiga de los tiempos de Dios. Ansiedad es afán, preocupación, incertidumbre. La Biblia nos aconseja: “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”, 1 Pe. 5:6-7.

Debemos considerar en el texto de hoy, que muchos seguían a Jesús, pero estos dos ciegos se destacaron. Dice el texto: “cuando oyeron”, en éste caso era el tiempo de Dios para ellos, su fe se activó al oir, pues oyeron que Jesús pasaba… La pregunta aquí es ¿qué estamos oyendo?, quizá frases como: “no se puede”, “todo va a salir mal”, porque lo que oigas fortalecerá o debilitará tu fe.

La fe en Dios nos hace superar obstáculos. Ellos clamaron (levantaron su voz), superaron su quietud, su probable auto lastima, el qué dirán, su propia condición como ciegos. Levantaron su voz para superar el ruido propio de una multitud, la distancia, y llegar a los oídos del Maestro. Clamaron misericordia, superando el orgullo propio.

La perseverancia es una expresión de la fe. Valora más las palabras de Dios, que la oposición y palabras de otros, la Biblia nos dice: “Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Mt. 20:31. En situaciones como estas, la gente opina y dice muchas cosas… y puede ocurrir que no te apoyen, que traigan desaliento, te reprochen, no son sensibles a tu problema, y pueden ser indiferentes a tu cambio o milagro. Pero recuerda Jesús es tu escudo y fortaleza. 

Pero para Cristo sí es importante lo que tú haces, para él es importante que lo busques, por eso él escuchó el clamor de los ciegos (y nadie daba un peso por ellos…). Ellos perseveraron y aumentaron el clamor: “clamaban más” dice la Biblia, por eso como hijos de Dios, no debemos abandonar nuestro clamor. Las dificultades deben más bien impulsarnos, y no hacernos retroceder.

La fe fortalece nuestro caminar hacia Jesús, “Y deteniéndose Jesús, los llamó” Mt. 20:32a. Jesús se detuvo (iba hacia Jerusalén), pero éstos ciegos lo detuvieron por su clamor, y Jesús “los llamó”, seguramente buscaron quien les ayudara a caminar y se abrieron camino entre la multitud, a pesar de todo ellos avanzaron hacia Jesús. Los dos ciegos no podían ver, pero avanzaron confiados en las palabras de Jesús, avanzaron confiados en el poder del Señor, avanzaron con expectativa en su corazón.

Reflexión final: Esto nos enseña que por la fe en Dios podemos avanzar aunque no veamos lo que queremos, aunque el camino sea incierto o presente obstáculos a superar, lo importante es que avanzamos siguiendo sus palabras. Pues, al final recibiremos de Jesús el milagro o bendición que él tiene diseñada.

Te invitamos a leer los siguientes artículos:
3.   EL ANTICRISTO 



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada