Ads 468x60px

LA RENOVACIÓN POR EL ESPÍRITU SANTO

LA RENOVACIÓN POR EL ESPÍRITU SANTO
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).
Vi un documental en el cual se mostraba al cazador africano persiguiendo a un gran venado, la persecución es larga y sin descanso, hasta que literalmente el venado cae ante el cansancio, ha perdido todas sus fuerzas y es cazado. Ambos terminan cansados, la diferencia es que el cazador se hidrata durante la persecución (pues persigue al animal llevando agua consigo).  La renovación es fundamental para perseverar en la carrera de la fe, y superar los diversos obstáculos que aparecen en el camino…

LA RENOVACIÓN POR EL ESPÍRITU SANTO 

“Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” Jn. 4:13-14.
La sequía espiritual produce desorden, escasez y aridez. Esto lo podemos concluir al ver la vida de la samaritana. Ella tenía una vida desordenada, una vida religiosa y rutinaria. En el oriente el agua es de mucho valor, por eso vemos cisternas y pozos, también se nos habla de fuentes de aguas. Cristo le hace ver a la samaritana que hay un agua superior a la del pozo, es agua de vida eterna.

La obra del Espíritu Santo trae orden y bendición: “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”, Gén. 1:2. Observamos que el movimiento del Espíritu Santo antecede la vida y el orden, los términos “desordenada, vacía, tinieblas” nos describen la condición de la tierra, pero allí estaba moviéndose el Espíritu, y también es quien sustenta la vida (el creyente sin el Espíritu Santo desmaya, desfallece, poco a poco muere). Es con su Espíritu dónde hallaremos ríos de agua viva

Dios siempre está dispuesto para saciar la sed de su pueblo: “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche”, Isaías 55:1. Durante seis meses del año no llueve en Israel, el agua escasea y aparece el aguador (vendedor de agua), que va por las calles gritando: “a todos los sedientos, venid a las aguas”, en raras ocasiones alguno pagaba toda el agua para repartirla gratis, entonces el aguador decía: “a todos los sedientos venid a las aguas y bebed sin precio”, palabras usadas por el profeta para llamar al pueblo de Dios a un encuentro con su Señor, a un tiempo de renovación.  

Reflexión final: Dios dirigió, protegió y suplió todas las necesidades de su pueblo por el desierto camino a Canaán. Dios no ha cambiado, él sigue protegiendo, guiando y sustentando a su pueblo camino al propósito de Dios. En éste camino Dios nos ha dado su Espíritu Santo para ser renovados cada día y perseverar hacia la voluntad del Señor.

Te invitamos a leer:

  

6 comentarios:

  1. Le doy la gracias por esos devocionales. Son inspiradores, reconfortantes. Yo los comparto con los líderes de mi iglesia y la Pastora y le encantan. Dios lo bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga. Gracias por tus palabras que nos bendicen y alientan. Esperamos sigan siendo de bendición estos devocionales.
      Bendiciones.
      Pastor Gonzalo Sanabria.
      http://estudiosysermones.blogspot.com/

      Eliminar
  2. Señor siempre llegaste con tus enseñanzas de esta menera, gracias Dios, gracias por permitirlo, gracias a ustedes por compartirlo por este medio para que cada persona como yo pueda recrear la vista, matar el aburrimiento mientras Dios trabaja y alcanza a la humanidad, Dios continué proveyendo
    sanidad a traves de sus paginas y escritos en sus block

    ResponderEliminar
  3. Dios te bendiga pastor gracias por cada enseñanza. que Dios le siga dando sabiduría de lo alto para que siga enseñando a su pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te guarde Rosangela. Muchas gracias por tus palabras y apoyo. Bendiciones.

      Eliminar