Ads 468x60px

JESÚS LIBERA A UNA MUJER ENCORVADA (Devocional No. 074)

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. - Jesús sana libera a la mujer encorvada. Lucas 13)



Introducción: La palabra de Dios nos enseña que un día el Señor Jesús llegó a una sinagoga para enseñar las Sagradas Escrituras (parte fundamental del ministerio del Señor Jesús). 

Durante su ministerio terrenal, el Señor sanó muchas personas, y la sanidad de esta mujer en el día de reposo nos enseña el amor, poder y misericrodia de Dios. Jesús sana a esta mujer encorvada rompiedo la atadura que la afligía. Nda es difícil para Dios.    

A la sinagoga sólo ingresaban judíos y gentiles prosélitos (y allí había una mujer encorvada, ella era judía y estaba en el culto al Señor). 

Sin duda, había muchas sinagogas en ese tiempo, pero en ésta estaba Jesús y cuando él está cualquier cosa puede pasar, él sigue siendo Dios Todopoderoso. En esta ocasión el Señor sanó a una mujer encorvada, leamos este interesante estudio…


  


JESÚS SANA A UNA MUJER ENCORVADA (Lucas 13:10-13)

Nos dice la Escritura en Lucas 13:10-13 “Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios”. 
1) En primer lugar debemos destacar que ella era una mujer piadosa, y estaba en la sinagoga adorando a Dios, pero estaba sufriendo una larga aflicción. 

Como nos dice el texto bíblico esta mujer hacía dieciocho años “tenía espíritu de enfermedad” (pero era judía, bajo pacto, descendiente de Abraham, y asistía a la sinagoga fielmente), pero éste espíritu la afligía, la atormentaba, ella trataba de vivir una vida normal, quizá procuró ayudarse con algo, pero esto era espiritual (no toda enfermedad tiene origen demoníaco, pero sea  natural o espiritual Cristo es sanador de todas). 

2) En segundo lugar nos dice la Escritura que ésta mujer físicamente andaba encorvada (es decir no podía enderezarse completamente, su columna presentaba una dificultad y no podía enderezarse), así que la situación espiritual se veía en lo natural (“encorvada”). 

Seguramente, su vida conyugal, familiar, social y espiritual estaba afectada por esto, pues para muchos judíos esta mujer estaba bajo maldición, en pecado oculto, bajo el castigo de Dios, etc. 

Esta mujer encorvada representa o nos habla de una carga espiritual que se lleva y es tan pesada que doblega las fuerzas (hablamos de cosas como: crisis, heridas, miedos, preocupación, fracaso, resentimientos, frustraciones, y otras cosas, que al no entregarlas a Dios producen fatiga, desgaste y agotamiento emocional y espiritual. 



(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar).

3) En tercer lugar vemos la manifestación del poder de Dios. Ésta mujer es sanada por Jesús, nos dice la Biblia: “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios” Lucas 13:12-13. Como podemos ver el Señor Jesús siempre actúa a nuestro favor. 

Debemos descarar todo lo que el Señor Jesús hizo por ella: “la vio”, “la llamó”, “le dijo” y “la tocó”. Hizo lo que muchos no hicieron por ella.   

Podemos concluir cosas como: Quizá ella no era importante para los hombres, pero el Señor Jesús la vio; quizá nadie la tenía en cuenta, pero el Señor Jesús la llamó; tal vez pocos le hablaban, pero el Señor Jesús le dijo; quizá hacía muchos años su esposo no la tocaba, ni su familia la abrazaba, pero el Señor Jesús la tocó. Jesucristo es bueno y para siempre es su misericordia.  

4) En cuarto lugar, es muy importante tener presente que tú eres un(a) hijo(a) de Dios y él siempre estará pendiente de ti. Jesús quiere que levantes tu cabeza en victoria y bendición. 

El pasaje bíblico nos dice que: “y ella se enderezó y glorificaba a Dios”; por dieciocho años sus ojos miraron al suelo, su autoestima estaba en lo más bajo, su aflicción pesaba mucho, pero “se enderezó”, ésta palabra "enderezó" se traduce del término griego "anorthoo" que además significa: reconstruir, restaurar, restablecer, enderezar. Entonces el Señor Jesús sanó, liberó y restauró a ésta mujer completamente. 





Ante la ministración del Señor Jesucristo esta  mujer se enderezó y “glorifica Dios”, alaba al Señor, seguramente ésta condición no le permitía fluir en una adoración poderosa, pero ahora vive un nuevo nivel de adoración, de presencia de Dios, un nuevo nivel de gloria, algo que antes no había vivido, hay una liberación en su alma, en su espíritu y entra en una nueva libertad de adoración. Jesús liberó a ésta mujer encorvada, es el Señor quien trae verdadera libertad. Todo es posible para Dios. 

El Señor Jesús sanó a esta mujer encorvada aunque allí estaban los escribas y fariseos para criticarlo por sanar en el día de reposo, pero para Dios todo es posible y no hay obstáculo que pueda detener el poder nuestro buen Dios.  

Conclusión: El Señor Jesucristo sigue siendo el mismo, y quiere tocarte, restaurar tu vida, tu adoración a Dios… No sé qué pueda tenerte con la cabeza abajo (problemas, tropiezos, droga, crisis matrimonial, decepciones, brujería, la quiebra económica, etc), pero puedo decirte que Jesús tiene el poder para ayudarte a salir de allí. Adora en el poder del Espíritu, y el Señor extenderá su gloria sobre ti y todo será diferente.

(Te invito a leer: “Confía en Dios, aunque todo esté en tu contra”). 




Bosquejo: Jesús sana a la mujer encorvada.  

Introducción: En los evangelios se nos muestra al Señor Jesús liberando cautivos, echando fuera demonios, restaurando a muchos hombres, y también sanó a muchas mujeres enfermas. Un ejemplo fue la sanidad o liberación de la mujer encorvada, según Lucas 13:10-17.  

Sección que en la Biblia Reina Valera se titula: Jesús sana a una mujer en el día de reposo.   

La verdad es que cuando el Señor Jesús apareció en la tierra de Israel ejerciendo el ministerio que el Padre le había entregado, la vida de muchos fue transformada: eran sanados, liberados, restaurados, perdonados; y el Señor Jesucristo es el mismo, ayer y hoy y por todos los tiempos.  

1) La condición de la mujer enferma.  

Lucas 13:10-11 “Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar”.     

Los primero que podemos observar, es que ella era una mujer piadosa. El Señor Jesús llegó a ésta sinagoga a enseñar (faceta fundamental en el ministerio de Jesús). Debemos tener presente, que a la sinagoga sólo ingresaban judíos y gentiles prosélitos (ella era judía y estaba en el culto al Señor). Fue allí para escuchar la enseñanza de la ley de Dios, y para darle adoración. 

Ella fue normalmente a su sinagoga; seguramente, había muchas sinagogas en ese tiempo, pero allí estaba Jesús, y cuando él está cualquier cosa puede pasar. En la presencia de Dios suceden cosas maravillosas.    

Esta mujer que fue sanada luego por el Señor Jesús, estuvo afligida por dieciocho años. La Biblia dice que hacía dieciocho años “tenía espíritu de enfermedad” (pero era judía, estaba bajo pacto de Israel, era descendiente de Abraham, y asistía a la sinagoga fielmente), pero éste espíritu la afligía, su vida era muy difícil. 

Aquel espíritu la atormentaba, ella trataba de vivir una vida normal, quizá procuró ayudarse con algo, pero esta situación tenía un origen espiritual (no toda enfermedad tiene origen demoníaco, pero Jesús es sanador de todas). No hay nada imposible para nuestro Dios. 

La palabra de Dios nos enseña que esta mujer andaba encorvada, es decir, ella “no podía enderezarse completamente”), así que su condición espiritual se veía en lo natural (estaba “encorvada”).   

No es difícil pensar que su situación de vida, en todos los aspectos, era muy complicada. Su vida conyugal, familiar, social y espiritual estaba afectada por esto, pues para muchos estaba bajo maldición o en pecado oculto. A pesar de todo esto, ella buscaba la presencia de Dios en la sinagoga.  

De manera simbólica o representativa, la figura encorvada nos habla de una carga que llevaba, y era tan pesada que había doblegado sus fuerzas (hablamos de cosas como crisis, heridas, miedo, preocupación, fracaso, resentimientos, frustraciones, falta de perdón, entre otras cosas).    

(Te invito a leer: “Confía en Dios, aunque todo esté en tu contra”).


2) La mujer enferma fue sanada por Jesús. 

Lucas 13:12-13 “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios”. 

Como podemos ver a lo largo de los evangelios, el Señor Jesús actúa a nuestro favor. Observemos todo lo que Jesús hizo por ella: “la vio”, “la llamó”, “le dijo” y “la tocó”. Fueron acciones del Señor a favor de la mujer. 

Lo más seguro, es que esta mujer no era importante para los hombres, pero el Señor Jesús la vio; quizá nadie la tenía en cuenta, pero el Señor Jesús la llamó; tal vez pocos le hablaban, pero el Señor Jesús le dijo; quizá hacía muchos años su esposo no la tocaba, ni su familia la abrazaba, pero el Señor Jesús la tocó. Debes siempre tener presente: Eres un(a) hijo(a) de Dios y él siempre estará al tano de tu vida.   

Es muy interesante, observar también que el Señor Jesús quiere que levantes tu cabeza. El pasaje bíblico nos dice que: “y ella se enderezó y glorificaba a Dios”, por dieciocho años sus ojos mirando al suelo, su autoestima por el suelo, su aflicción pesaba mucho, pero ella “se enderezó”, ella levantó su cabeza.   

“Enderezó”, es una palabra que se traduce del término griego “anorthoo” que además significa: Reconstruir, restaurar, restablecer, enderezar. Entonces, por el poder de Dios, esta  mujer se endereza y “glorifica Dios”, alaba al Señor, como hacía muchos años no podía hacerlo. 

Lo más probable es que esta mujer en semejante condición no podía fluir en una adoración poderosa, pero ahora vive un nuevo nivel de adoración, de presencia de Dios, un nuevo nivel de gloria, algo que antes no había vivido, hay una liberación en su alma, en su espíritu y entra en una nueva libertad de adoración. En la presencia de Dios todos somos transformados y restaurados. 

El Señor Jesucristo no ha cambiado, él sigue siendo Dios todopoderoso, él puede restaurar tu vida, tu adoración a él. 

No conozco tu situación y no sé qué pueda tenerte con la cabeza abajo (problemas, tropiezos, droga, crisis matrimonial, decepciones, brujería, la quiebra económica, etc), pero puedo decirte que Jesús tiene el poder para ayudarte a superar toda adversidad y liberarte de toda cadena. 

A veces los obstáculos surgen en el camino, pero Cristo está allí para ayudarte. No permitas que la religión te separe del Dios verdadero y de todo lo que tiene para ti. 

Lucas 13:14-15 “Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanos, y no en el día de reposo. Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber?”. 

3) La mujer encorvada es liberada por el Señor Jesús. 

Lucas 13:16 “Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado por dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?”.  

Debemos destacar aquí la expresión: “Hija de Abraham”; título que nos habla de herencia, ella tenía derecho a las bendiciones mesiánicas, a la bendición de Abraham, era hermana de ellos (al fin y al cabo, todos eran descendientes de Abraham). La conclusión del Señor Jesús fue: “Sí ustedes desatan un buey en día de reposo para llevarlo a beber, ¿cómo no desatar a ésta mujer de ésa ligadura demoníaca?”.      

Las cadenas que afligieron a esta mujer enferma por dieciocho años fueron rotas por el poder del Señor. Cristo rompió esa ligadura. La palabra “ligadura” se traduce aquí del término griego “desmón” que además quiere decir: cadena, soga con que se amarran los bueyes al yugo, prisión, grillo de un preso, cárcel, incapacidad o enfermedad. Pero, Cristo vino a dar libertad a los cautivos.  

Es interesante, destacar aquí, que en el Diccionario bíblico Interlineal la palabra “ligadura”, se traduce como “vinculo”; pues, nos deja ver aquellas cosas con las cuales el enemigo de nuestras almas tiene influencia o autoridad contra una persona cristiana. 

Lo más importante es acudir a la sangre de Cristo que nos limpia de todo pecado, y al poder del Espíritu Santo, ya que la Biblia misma nos dice: “El yugo a causa de la unción se pudrirá”, Isaías 10:27. 

Esta  mujer enferma fue a buscar a Dios a la sinagoga aquel día, como era su costumbre seguramente; pero en aquella ocasión, allí estaba Jesús y su vida fue transformada. Aquella reunión fue diferente, porque allí estaba Cristo, la presencia de Dios es lo más importante en nuestra vida. 

El Señor Jesús sanó a la mujer enferma, y esto nos recuerda que él tiene poder sobre toda enfermedad; él liberó de sus ataduras a la mujer encorvada, y eso nos recuerda que Cristo tiene el poder para romper las cadenas y ataduras espirituales. Jesús sanó a esta mujer en el día de reposo, lo que nos enseña y recuerda que en todo tiempo él es nuestro libertador.   

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invito a leer: Dios está contigo en todo tiempo

.

Reflexiones y conclusiones de “Jesús sana a una mujer enferma (la mujer encorvada)”, según Lucas 13:10-17. 

En este caso se nos presenta a una mujer agobiada por una enfermedad durante dieciocho años. Esto nos recuerda, que hay situaciones que afligen a una persona por muchos años, y en ciertos casos hasta toda una vida; pero, en Cristo Jesús hay sanidad y libertad. 

La Biblia no nos dice quién era esta mujer, pero si se destaca su piedad, pues estaba en aquella sinagoga buscando a Dios y escuchando su palabra. Cuando buscamos la presencia de Dios a pesar de nuestras adversidades, al final veremos los milagros de Jesús a nuestro favor. Por eso, ésta mujer fue sanada por el Señor Jesús. 

Esta mujer enferma o encorvada, seguramente vivía con cierta tristeza y aflicción ante su condición de salud, pero todo eso fue transformado por el poder de nuestro Señor Jesucristo. La presencia de Dios cambia todas las cosas. 

El hecho de que ella viviera encorvada, puede hacernos pensar que existía una carga espiritual de tal tamaño y peso, que le impedía estar derecha sobre sus pies. El texto nos dice que el diablo había puesto sobre ésta mujer una atadura. 

No hay nada imposible para nuestro Dios, pues el Señor Jesús llamó a esta mujer y le dijo: “Mujer eres libre de tu enfermedad”. Aquella enfermedad o atadura espiritual que había estado sobre ella por años, desapareció ante el poder de Dios. 

Aquella mujer llegó enferma, había vivido encorvada por mucho tiempo, pero aquel día el Señor Jesús estaba allí, y sucedió un poderoso milagro. En la presencia de Dios hay sanidad y liberación. Gracias Señor Jesús, por tu amor y poder.    

La sanidad de la mujer encorvada nos recuerda que el Señor Jesús recompensa la fe y la perseverancia, pues a pesar de todo, esta mujer siguió buscando a Dios y en el tiempo perfecto del Señor ella recibió su milagro.   

El Señor Jesús sanó a la mujer encorvada. Lucas 13:10-17.

Te invito a leer: Dios transforma nuestras dificultades en milagros

.

Estudio bíblico: Jesús sana a la mujer encorvada

Introducción: Es posible estar en la iglesia y enfrentar adversidades, pruebas y ataques del enemigo de nuestras almas. Esto nunca lo negó ni lo ocultó el Señor Jesús, más bien, la Biblia nos dice: “En todas estas cosas, somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó”, Jesucristo el Señor.   

Cristo poderoso libertador. 

1) Una aflicción puede durar muchos años. Lucas 13:10-11. 

En el caso particular de esta mujer encorvada, ella llevaba con este problema dieciocho años. ¿Cuál es nuestra actitud ante una adversidad que se extiende en el tiempo? Podemos quejarnos continuamente, vivir enojados por eso, culparnos o culpar a otros, o más bien, decidimos buscar a Dios desde nuestra condición. 

Esta mujer, nos dice la Biblia, asistía a la sinagoga a pesar de su difícil situación. No se detenía por andar encorvada, no se detuvo en el qué dirán, no permitió que la murmuración o menosprecio de otros la detuviera en su intención de buscarla presencia de Dios. 

Ella no permitió que “los no se puede de su vida” la estancaran, ella no se podía enderezar, pero iba a la sinagoga a buscar a Dios. Ella no permitió, que el transcurrir de los años en la misma situación, le robaran la esperanza y la fe en Dios, ella seguía creyendo en un milagro del Señor. Esa es la fe que a Dios le agrada, y que él recompensa.    

2)  No podemos ignorar las obras y planes del enemigo. Lucas 13:16. 

Textualmente, nos dice la Biblia, que el Señor Jesús reveló el origen de la condición de la mujer encorvada, esto tenía un origen demoniaco. Satanás la había atado durante aquellos dieciocho años, dijo Jesús.   

Una atadura o ligadura espiritual (cadena, lazo, cuerda, grillete, etc) que no podía verse con los ojos naturales, pero que su existencia espiritual era tan real, que se veía el resultado en la natural, pues ella andaba encorvada.  

Aquella obra de satanás le había robado el diseño divino, pues el ser humano no fue creado para andar encorvado, sino erguido. Aquella atadura hacia que todo en su vida diaria, fuera más difícil para ella.   

El Señor Jesús preguntó: “¿no se le debe desatar de esta ligadura?”. Expresión que nos permite ver que la voluntad de Dios es la libertad de sus hijos, la voluntad del Señor Jesucristo es romper las ataduras demoniacas, con razón dice la Escritura: “Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”.    

3) Jesucristo vino a mostrar su poder, su amor y misericordia. Lucas 13:12. 

Como podemos ver, el Señor estaba enseñando en aquel día en aquella sinagoga. Ella no podía ver a la persona que estaba adelante exponiendo la Sagrada Escritura, ella no podía ver a Jesús, pero él sí la vio, y la llamó. 

La mujer que no era importante para nadie, la menospreciada y señalada de estar bajo el juicio divino por algún pecado; ahora, es llamada ante la presencia del Rey de reyes y Señor de señores. Cuando ella no lo pensaba, cuando ella no lo esperaba, el Cristo de la gloria se manifestó a su favor.   

Y de la boca del Todopoderoso, del Creador de los cielos y de la tierra, del Creador del ser humano y Creador de aquella mujer, a la cual el diablo había venido para destruirla, sale ahora la palabra, aquella que sale de Dios con poder para cumplir aquello para lo cual es enviada, y le dice: 

“Mujer, eres libre de tu enfermedad”. En otras palabras “Mujer, hoy se rompe tu ligadura, aquella con la cual el diablo te ha atado por dieciocho años. Mujer, la atadura que te ha afligido, aquello que te ha provocado dolor, vergüenza, tristeza, hoy se rompe y cae de ti, eres libre”. 

Así, como Jesús sanó y liberó a la mujer encorvada, él es el mismo ayer, hoy y por siempre, él sigue rompiendo cadenas, destruyendo ataduras, rompiendo todo vínculo con el reino de las tinieblas, y enderezando lo que está torcido, no hay nada difícil para Dios.

4) Permite que Jesús te toque. Lucas 13:13. 

No nos dice la Biblia, porque razón o motivo aquella mujer estaba así. Lo cierto, es que eso en ella, no era la voluntad de Dios para su vida. Ante el llamado del Señor, aquella mujer respondió y fue ante la presencia de Dios, y allí todo puede pasar. 

Ella se presentó ante el Señor, con su espalda torcida, con su columna vertebral averiada, dañada, ella expuso ante Jesús su condición y necesidad. El Señor extendió sus manos, y poder salió de él, la cadena espiritual que afligió a la mujer cayó, se rompió, ella se enderezó, ella hizo lo que no podía hacer, y con su espalda sanada y el resto de todo su cuerpo daba gloria a Dios. Acerquémonos a Jesús, y permitamos que haga su poderosa obra en nuestra vida, y vivamos para glorificar su nombre. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 


Anexo: Jesús sana a una mujer enferma.

Texto Marcos 5:28-34.

La palabra de Dios nos enseña en este pasaje a una  mujer que tocó el manto del Señor Jesús, ella fue sanada por el poder del Maestro, aquella aflicción que estuvo sobre ella por muchos años fue destruida por el poder de Cristo.

Había una gran multitud siguiendo al Maestro y ella tuvo que esforzarse para llegar a la presencia del Señor. Su esfuerzo no fue en vano, ella recibió el milagro de Dios, la fe que persevera alcanza la gracia de Dios y verá el poder del Señor a su favor.

En la historia que nos narra la Biblia, esta mujer en medio de su enfermedad buscó la ayuda de diversos médicos, incluso había gastado su dinero en ello, pero le iba peor.

Cuando se nos acaban las esperanzas y las posibilidades humanas, podemos ir a Cristo, en él hallaremos respuestas y soluciones, pues nada hay difícil para nuestro Dios.      

Con frecuencia podemos gastar nuestras fuerzas, nuestro tiempo, y hasta nuestras fianzas, buscando la solución a un problema, pero la verdadera solución sólo la hallaremos en Cristo Jesús.

La Biblia nos dice que el Señor iba para otro lugar, él iba a la casa de Jairo; sólo pasaba por allí, pero esta mujer procuró llegar a la persona de Jesús, en medio de su fracaso, dolor y enfermedad, ella puso su esperanza en Cristo, lo buscó a pesar de todo y por eso fue recompensada.    

Es además muy interesante observar un detalle en especial, y es que el Señor Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado, ve en paz”, pues no sólo recibió su sanidad, sino que recibió salvación.

Esto nos recuerda, que en Cristo hallaremos múltiples bendiciones y por supuesto la más grande: La salvación de nuestra alma. Poderoso es nuestro Dios para darnos mucho más de lo que pedimos o entendemos. Esta mujer fue sanada por el Señor Jesús, ella recibió su milagro y la bendición más grande: vida eterna.

La sanidad que el Señor Jesús le dio a esta mujer, nos recuerda que Cristo vino a darnos salvación integral, salud en todo sentido, y múltiples bendiciones a nosotros y a nuestra familia.  

De manera, que no importa que tan difícil sea nuestra situación o condición, si buscamos a Dios y clamamos su misericordia, poderoso es el Señor para salvarnos y darnos muchos más de lo que pedimos.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria). 

Te invito a leer: 

       1)    Para Jesús todo es posible

24 Comments:

  1. Hermosa palabra. Busque el versículo porque una hermana q no quiere aceptar consejo, lo llama critica predicó en este versiculo y oró para que los otros hermanos se endurecen, no señalen y den palabra de fortaleza. No lo veo mal. Pero ella tiene un problema porque otra hermana le dijo altiva. Estabamos haciendo estudios del libro de hechos y al final el pastor pidio una presentación y ella dijo que no preaentaba y de hecho no hizo la presentación. Yo le dije que la hiciera y no se contaminara (su corazón) y no sea rebelde. Lo hice porque creo su actitud de no participar y no presentar muestra soberbia,desobediencia. Luego predica q somos encorvados, q señalamos y yo no lo veo asi. Tampoco me parece usar el púlpito para sacar sus problemas. Espero un consejo porque me siento dolida y yo le hable, le pedi perdon si le habia fallado pero se ha diatanciado y poco me trata cuando antes de ese episodio era muy amiga y cada instante estábamos compartiendo palabra santa, visitando hermanos, compartiendo nuestros problemas. Y ahora ni se me acerca. Me saluda y ya. Le dije que eataba distanciada pero no respondió. Oro por ella y pido q abra sus ojos espirituales, sane las heridas y entienda q no es infalible ni perfecta.
    Estoy preocupada, dolida y espero una ayuda ya que esa predica no fue a mi parecer dirigida por el Espiriru Santo d.Dios
    Gracias anticipadas por su asesoria.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Adda. Creo que haces bien como tu misma lo dices: "Oro por ella y pido q abra sus ojos espirituales, sane las heridas y entienda q no es infalible ni perfecta". Bendícela en lo posible y sigue adelante en Cristo. Bendiciones.

      Borrar
  2. Hermosa palabra. Busque el versículo porque una hermana q no quiere aceptar consejo, lo llama critica predicó en este versiculo y oró para que los otros hermanos se endurecen, no señalen y den palabra de fortaleza. No lo veo mal. Pero ella tiene un problema porque otra hermana le dijo altiva. Estabamos haciendo estudios del libro de hechos y al final el pastor pidio una presentación y ella dijo que no preaentaba y de hecho no hizo la presentación. Yo le dije que la hiciera y no se contaminara (su corazón) y no sea rebelde. Lo hice porque creo su actitud de no participar y no presentar muestra soberbia,desobediencia. Luego predica q somos encorvados, q señalamos y yo no lo veo asi. Tampoco me parece usar el púlpito para sacar sus problemas. Espero un consejo porque me siento dolida y yo le hable, le pedi perdon si le habia fallado pero se ha diatanciado y poco me trata cuando antes de ese episodio era muy amiga y cada instante estábamos compartiendo palabra santa, visitando hermanos, compartiendo nuestros problemas. Y ahora ni se me acerca. Me saluda y ya. Le dije que eataba distanciada pero no respondió. Oro por ella y pido q abra sus ojos espirituales, sane las heridas y entienda q no es infalible ni perfecta.
    Estoy preocupada, dolida y espero una ayuda ya que esa predica no fue a mi parecer dirigida por el Espiriru Santo d.Dios
    Gracias anticipadas por su asesoria.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Adda. Creo que haces bien como tu misma lo dices: "Oro por ella y pido q abra sus ojos espirituales, sane las heridas y entienda q no es infalible ni perfecta". Bendícela en los posible y sigue adelante en Cristo. Bendiciones.

      Borrar
  3. Dios quiere que el hombre se Levante de pies a cabeza mire hacia el cielo y alabe la grandeza de el. El espíritu de enfermedad no la dejaba alzar su mirada

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bendito sea nuestro poderoso Dios, quien da libertad y restaura al caído.

      Borrar
  4. Gloria a Dios por esta reflexión. Bendiciones desde Maracaibo, Vzla!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Noel, Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar
  5. Pero en una serie dice que está mujer renegó de Dios y aquí dice que iba siempre a orar

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga. El texto bíblico no dice que ella renegaba, más bien al considerar que en la sinagoga solo entraban judíos y practicantes del Antiguo Testamento y que el objetivo de esa reunión era adorar al Señor, concluimos entonces que ella igual que los demás iba a adorar y orar a Dios. Bendiciones.

      Borrar
  6. Respuestas
    1. Muchas gracias Marta por dejarnos tu comentario. Dios te bendiga.

      Borrar
  7. Lindo mensaje y compara nuestras actitudes que muchas veces nos tienen oprimidos.

    ResponderBorrar
  8. Que hermosa reflexión, de hecho ya hace casi 8 o 9 meses que estoy leyendo este pasaje siempre me ha llamado la atención porque refleja nuestras vidas espirituales cuando estamos pasando cualquier crisis pero el Maestro esta siempre para hacer que levantemos nuestra mirada hacia a Él. Por la misericordia del Padre escribo canciones para Dios y ayer empecé a escribir una nueva canción que habla de este milagro. Bendiciones desde Puerto Iguazú Misiones

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga y muchas gracias por dejarnos tu valioso comentario.

      Borrar
  9. bendiciones . esta reflexion fue muy pero muy buena y es refrijerio para aquel q no tiene fuerzas saber q lo torcido si se endereza y q el padre esta pendiente de nosotros es reconfortante para nosotros .aluleya cristo vive

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tu comentario. Dios bendiga tu vida y tu familia.

      Borrar
  10. bendiciones . esta reflexion fue muy pero muy buena y es refrijerio para aquel q no tiene fuerzas saber q lo torcido si se endereza y q el padre esta pendiente de nosotros es reconfortante para nosotros .aluleya cristo vive

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tu comentario. Dios bendiga tu vida y tu familia. --

      Borrar
  11. QUE BUENA LA REFLECCION, GLORIA A DIOS

    ResponderBorrar
  12. Amado Padre Celestial desata las ataduras de mi hijo, tu lo conoces ayúdalo a salir libre y sanado. Sólo tú puedes hacerlo, para que pueda después servirte con agrado, excelente estudio de Lucas y Marcos sobre liberación y sanidad espiritual

    ResponderBorrar