Ads 468x60px

EL GOZO DE DIOS

EL GOZO DE DIOS
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)
Introducción: Mientras Salomón se mantuvo fiel a Dios no sólo fue prosperado, sino que su corazón experimentaba un gozo inmenso, el gozo de obedecer a Dios. Pero sus últimos años fueron de suma tristeza, fracaso personal y del reino, escasez, enemigos. Esto tuvo su origen cuando dejó de ser fiel a Dios. Nuestro gozo no está en función de la abundancia material sino en Dios mismo (dejando claro que creo que Dios nos quiere bendecir)…


EL GOZO DE DIOS  

I.   LA DEFINICIÓN DE GOZO:

A. En el A.T. el gozo se presenta como alegría, bienestar, júbilo, deleite, regocijo, acompañado de un sentido de moralidad y rectitud. En el N.T. el gozo significa: alegría, deleite, complacencia.       

Nota: El gozo del cristiano es Dios mismo, por eso dice la Escritura: Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío” (Sal 43:4). Por tanto, éste gozo va ligado al gozo de Dios mismo, al vivir en Su voluntad, por eso el Padre dijo: “Éste es mi Hijo amado en el cual tengo complacencia”, es decir, en el cual me gozo, por qué? Porque el Hijo vivió para hacer la voluntad del Padre, el gozo del Hijo, era el gozo del Padre, pues Jesús hacía lo que agradaba al Padre.    
 
B.    El ejemplo del Señor Jesús, Heb. 12:2.   

“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

Nota: En éste versículo podemos ver la fuerza del gozo, pues llevó a Jesús a la victoria en la cruz y a vencer el oprobio. Dice el texto: “sufrió la cruz”, aquí sufrir significa resistir, soportar y “oprobio” significa: deshonor, injuria y deshonra. Por el gozo, Jesús resistió la cruz y menospreció los insultos.  

(Puedes leer más estudios, sermones y devocionales en http://estudiosysermones.blogspot.com/)

II.  EL GOZO REQUIERE UNA PERSPECTIVA CORRECTA. 

A.    La visión de Dios debe ser la visión de sus hijos.

Nota: La parte final de Heb. 12:2, nos dice que después de esto, Jesús se sentó a la diestra del Padre. Esa era la visión del Hijo, porque era el plan del Padre. El pueblo de Israel caminó por el desierto, pero su escasa visión fortalecía la incredulidad; las dificultades del camino producían en ellos queja y murmuración; al no mirar por la fe la tierra de la abundancia, los recuerdos del pasado (de Egipto) y el miedo, los hacía anhelar volver atrás…    

B.    El resentimiento no permite disfrutar el gozo de Dios.              

Nota: El profeta Jonás es un ejemplo de esto. Que privilegio cuando el Señor nos comisiona. Dios le encomienda a Jonás conquistar una ciudad con Su mensaje, sería usado cómo fiel profeta del Señor. Pero su corazón estaba resentido. Su corazón quería venganza. 

Su corazón estaba impulsado por su orgullo espiritual (era judío, hijo del pacto y la promesa, ellos, los ninivitas eran gentiles, a quienes los judíos llamaban “perros”…). Y así esa encomienda de Dios a Jonás, se le convierte en una amargura, por no tener la perspectiva correcta.       

C.    La ausencia del gozo de Dios, genera frustración y enojo.             

Nota: El libro del profeta Jonás nos enseña que Jonás se enojó, se sintió frustrado, al ver la salvación de Dios con la ciudad de Nínive. La Escritura dice de Jonás: Pero esto disgustó mucho a Jonás, y lo hizo enfurecerse”, y le dijo a Dios: “Así que ahora, Señor, te suplico que me quites la vida. ¡Prefiero morir que seguir viviendo!” (N.V.I Jonás 4). La falta de perdón, el resentimiento, la amargura le impedía a Jonás experimentar el gozo de Dios por la salvación de una ciudad.      

III.   EL GOZO DE OBEDECER A DIOS ES NUESTRA FUERZA.

A.    Los proyectos de Dios requieren Su fuerza, Neh. 8:8-10.                      

“…Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis,  porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza”.

Nota: Es interesante que el gozo está en relación directa con el arrepentimiento, ése el contexto aquí. La palabra fuerza, viene de un término hebreo que traduce además: lugar fortificado, fortaleza, defensa, peñasco, inexpugnable. Es decir, el gozo nos levanta para caminar por sendas de seguridad en Dios, donde el enemigo no te pude tocar. Los planes de Dios para ti, avanzarán, porque tú caminas en Su fuerza.  

B.    El gozo de Dios nos sostiene en medio de las adversidades, Fil. 4:4.

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”.

Nota: La Escritura también dice: “el reino de Dios no consiste en comida y bebida, sino en justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”, en el cielo no hay personas afligidas, ni deprimidas, ni resentidas, ni enojadas con Dios. Cristo está sentado a la diestra del Padre, y volverá. 

Pero ahora en nosotros está el Espíritu Santo de Dios… a quien a veces contristamos por nuestra desobediencia. Pablo estaba encarcelado en Roma, en medio de la voluntad de Dios y le habla a una iglesia constituida, libre y desde su condición les anima (su secreto: la comunión con Dios).     


Conclusión: Dios ha planeado lo mejor para sus hijos, no permitamos que las crisis o pruebas nos arrebaten el gozo de Dios, debemos tener la visión correcta y obedecer a Dios, fortaleciéndonos en Su presencia para cumplir con lo que Dios ha diseñado para nosotros.

Te  invitamos a leer:

2.   ACÉRCATE A JESÚS” 
4.   EL AGUA AMARGA DE MARA”   

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada