Ads 468x60px

LA CIRCUNCISIÓN EN GILGAL (Devocional No. 050)

 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria, Devocional No. 050)

Por la fe alcanzaron grandes cosas los antiguos, según Hebreos 11. Éste principio no ha cambiado, las grandes conquistas para Dios requieren la fe en él. Josué avanzó hacía la tierra prometida creyendo en las promesas de Dios, y en efecto el Señor cumplió Su Palabra. Cuando crees en Dios, él no te dejará avergonzado...  

LA CIRCUNCISIÓN EN GILGAL 

Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán al occidente, y todos los reyes de los cananeos que estaban cerca del mar, oyeron cómo Jehová había secado las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleció su corazón, y no hubo más aliento en ellos delante de los hijos de Israel”, Josué 5:1.

Los milagros del pasado deben fortalecer nuestra fe hacia el futuro, y recordar para glorificar a Dios es importante. En el texto de hoy, la ubicación geográfica es significativa, Israel ha atravesado el desierto y el río Jordán (Dios hizo un milagro, pues pasaron por el río en seco), y están a punto de iniciar la conquista de la tierra prometida, la tierra que fluye leche y miel. Lo que tenían por delante era un gran desafío, pero Dios les había mostrado Su poder atrás: las plagas de Egipto, les abrió el Mar Rojo, les dio carne y pan en el desierto, sació su sed con agua de la roca, les dio la victoria sobre Amalec y los protegió de Balaam, Dios estaba con ellos, y ahora acababa de abrirles el Jordán. Debemos recordar las obras de Dios para impulsarnos hacia adelante, y no recordar la maldad con nostalgia para volver atrás.

Es fundamental tener presente que aunque Dios desea lo mejor para nosotros, no pasará por alto Su propia Palabra, pues Dios es santo. El pueblo de Israel debía prepararse para el nuevo tiempo, para el nuevo desafío, para conquistar la nueva tierra que Dios ponía delante de ellos, según Josué 5:2-3 (“En aquel tiempo Jehová dijo a Josué: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel. Y Josué se hizo cuchillos afilados, y circuncidó a los hijos de Israel en el collado de Aralot.”), hay varias cosas muy importantes aquí:

1.  La frase “en aquel tiempo” del vrs. 2, nos hace pensar en instrucciones específicas de Dios a Josué para ése momento en especial.

2.  La circuncisión (que consiste en el corte del prepucio), era una práctica antigua, anterior al pacto con Abraham, y Dios la tomó como señal de Su pacto. Es útil desde el punto de vista médico por la higiene, pues favorece la limpieza, la pureza y la fecundación o multiplicación. Israel no logró entender, como Dios se lo dijo muchas veces, que la verdadera circuncisión es la del corazón… Deut. 10:16 “Circuncidad,  pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz”.  

3.  El vrs. 5 nos aclara por qué Josué debía hacerlo (“los del pueblo que habían salido, estaban circuncidados; mas todo el pueblo que había nacido en el desierto, por el camino, después que hubieron salido de Egipto, no estaba circuncidado”).

4.  La aplicación espiritual de la circuncisión hoy, es que nos habla de: pureza, pacto, diferencia, entrega de corazón, identidad con Dios. Es un corte que implica dolor: vrs. 3. La circuncisión espiritual es una condición para dejar atrás el desierto y entrar a la tierra que fluye leche y miel, vrs. 9. “El oprobio de Egipto” por generaciones, estuvo sobre Israel, y hace referencia a la esclavitud, la palabra hebrea para oprobio, traduce además: desgracia, afrenta, deshonra, vergüenza, pero Dios le dice a su pueblo, “hoy (en un día) he quitado el oprobio que estaba sobre ustedes”. Dios puede cambiar las cosas en un solo día.    
5.  En el vrs. 10 (“Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó”), Israel participa de la Pascua (que nos habla de sacrificio, cordero, fuego, la pascua era símbolo del sacrificio de Cristo), antes de iniciar la conquista de Canaán.

6.  Concluimos entonces que para conquistar la tierra que fluye leche y miel, era necesaria la circuncisión (pureza de corazón) y comer la Pascua (creer y tomar lo que Cristo ganó en la cruz del Calvario). 

Reflexión final: Al considerar esta experiencia de Israel antes conquistar la tierra prometida, concluimos que Dios requiere de nosotros éstos elementos mínimos para avanzar y conquistar lo nuevo de Dios para nosotros: fe en Sus planes, pureza de corazón y apropiarse de los beneficios de Cristo alcanzados en la cruz del calvario. Más que capacitación, lo que Dios espera es disposición y fe. No dejes de avanzar, lo nuevo está por llegar. 

Artículos sugeridos:
     2.  DERROTANDO EL MIEDO




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada