Ads 468x60px

EL PODER DE UN PENSAMIENTO

Introducción: “Siembra un pensamiento y cosecharás un acto; siembra un acto y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás un carácter; siembra un carácter y cosecharás un destino”…

“Renovaos en el espíritu de vuestra mente”, Ef. 4:23.


I.    LA MENTE DEL HOMBRE

A.  Es una maravilla de la creación...


Nota: Los genios utilizan un 8-10 % de su mente, y en promedio se usa el 6-7%. La palabra mente más usada en el griego bíblico es nous, que es el asiento de la consciencia reflexiva, que comprende las facultades de la percepción y la comprensión, y las de sentimiento, juicio y determinación. Otra definición es: la capacidad psicológica para entender, razonar y decidir. La Biblia nos dice: “Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento” (Rom. 12:2). Es también un lugar de revelación de Dios al hombre, Lc. 24:45: “Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras”.  

B.  Es el lugar donde se desarrolla el primer nivel de batalla.

Nota: El diablo procura mantener las mentes en oscuridad, cegadas para que no vean la luz de Cristo: 2 Cor. 4:4. Nuestro mundo enfrenta una gran problemática mental, por eso el aumento de: clínicas de salud mental, de reposo, psicoterapia (ciencia que trata las enfermedades de la mente), terapias de pensamiento positivo, etc.  

II.    LA MENTE Y EL PECADO

A.  La mente se alimenta a través de los sentidos

Nota: El diablo conoce el poder de un pensamiento, y usa también el velo del engaño procurando llevar al creyente a desobedecer a Dios: 2 Cor. 11:3, aquí “sentidos” es “pensamientos” en el griego, y engañó a Eva introduciendo en su mente la mentira, a través de sus sentidos… 
Al observar Ef. 4:22-24, vemos que la renovación de la mente es fundamental en la nueva vida en Cristo. Un pensamiento es una semilla, y cuando encuentra una tierra fértil e idónea para ella, se desarrollará convirtiéndose en un árbol de vida o de muerte (dependiendo de su naturaleza). 


B.  Consideremos el ciclo de la tentación, Sant. 1:13-15.

1.    Es un proceso que comienza en la mente y termina con la muerte.
2.   La negligente tolerancia de los malos pensamientos, destruyen las barreras de la santidad, de la fidelidad y del temor de Dios, quedando brechas para el ingreso del enemigo (El enemigo de nuestras almas utiliza la música, películas, literatura, conversaciones, etc).   

III.    ¿CÓMO TENER UNA MENTE SANA?

A.  Decide confiar en Dios, Isaías 26:3

Nota: La angustia, el afán y la ansiedad dan lugar a malos pensamientos.

B.  Ocupa la mente en las cosas correctas, Filip. 4:7-8.

Nota: Recordemos que también se lo dijo Dios a Josué: “nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito”. 

C.  Ejercita y establece la victoria en Cristo Jesús sobre los pensamientos

Nota: Creamos lo que la Biblia dice: “Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”   (1 Cor. 2:16). Dios nos ha equipado para caminar en victoria sobre las obras de las tinieblas, veamos 2 Cor. 10:3-5. Entonces esto requiere:

1.    Arrepentimiento,
2.    Ruptura del ciclo de malos pensamientos (tolerancia, consentimiento…).
3.    Activar nuevos pensamientos de bendición,
4.    Compromiso personal con Dios,
5.    Actitud de militante del ejército de Dios.

Conclusión: Cristo ha venido a darnos vida y vida en abundancia. El Señor no quiere que la mente de sus hijos estén bajo opresión (imágenes tenebrosas, blasfemas, pesadillas, o ligadas a imágenes de pecado)… Jesús ha venido a traer libertad, sanidad, a restaurar la relación del hombre con Dios.

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada