Ads 468x60px

SANIDAD PARA EL ALMA


Tomaremos como base el texto base: Efesios 4:17-29
                    
Introducción: La expresión sanidad del alma hace referencia a la restauración del ser interior, la restauración de la comunión con Dios y con nuestro prójimo, y por supuesto consigo mismo. Nuestra alma ha sido lastimada aún desde el vientre de neutra madre y necesita restauración...  


I.    LA VANIDAD DE LA MENTE, según Efesios 4:17-18

"Esto, pues, digo y requiero en el Señor; que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos a la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón" Efesio 4:17-18. 

A) COMPLEJOS DE SUPERIORIDAD.

La persona con complejos de superioridad es agresiva, petulante, mandona e incapaz de trabajar en equipo porque quiere siempre dominar a los demás. podemos considerar el ejemplo del capitán sirio Naaman, quien quería que el profeta Eliseo le rindiera sus respetos y reverencia. 

Veamos también Romanos 12:3, 1 Corintios 8:2.

B) COMPLEJOS DE INFERIORIDAD.

Es un sentimiento de incapacidad que frustra a la persona haciéndola considerarse incompetente ante los desafíos de la vida, prefiriendo que otra persona tome el liderazgo y la acción, se manifiesta con las ideas de 'Yo no puedo, no se, no siento', etc.

Algunas manifestaciones son Introversión, temor, derrotismo, soberbia, crítica, deseo de sobresalir en lo malo al no poder destacarse en lo bueno, la falta de iniciativa, etc. en cuanto al origen de esto podemos ver a Satanás, quien es el acusador y viene solo para hurtar, matar y destruir, según Juan 10:10. También las experiencias de la infancia en la que la persona fue humillada y maltratada. 

Respecto a la estrategia para salir de esto, podemos considerar:

Lo que usted es en Cristo: Hijo de Dios, Juan 1:12-13; coheredero del reino, Efesios 3:6; embajador de Cristo, 2 de Corintios 5:17-20. 
Analice su pasado para encontrar la raíz de una inferioridad: la humillación, “no sirves para nada”. Perdone realmente, de lo contrario seguirá siendo esclavo de quien lo ofendió o humilló. Libérese a través del perdón. 
Pida perdón al Señor por dar lugar al diablo y crea en el perdón divino. 
Perdónese usted mismo.  
Tome la autoridad en Cristo y eche todo espíritu inmundo de su vida.

Es nuestro anhelo que el libro SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA sea una herramienta o ayuda en éste hermoso proceso. En éste libro vas a encontrar temas como: Dios puede restaurar lo dañado. Sanidad para el alma herida. Arrancando la raíz de amargura. Victoria sobre el sentimiento de culpa ¿Cómo vencer el afán y la ansiedad? El poder sanador del perdón ¿Cómo dominar el miedo? Señales de una maldición y cómo romperla, entre otros. Recuerda que éste libro está disponible para descargar en tu computador, tablet, celular o equipo, puedes ver y adquirir éste libro ingresando a ésta dirección: LIBRO SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA (Por Pastor Gonzalo Sanabria). 

II.    LA VIDA EN IMPUREZA, según Efesios 4:19.

A) COMPLEJO DE CULPA:

Es un sentimiento de culpa que persigue e influencia todos sus actos. Hay una culpa real que es efecto en el alma humana por los pecados escritos en los libros de Dios y hay una culpa ficticia que es un sentimiento de acusación en el cristiano cuando sus pecados ya han sido perdonados y limpiados, pero pone atención a un espíritu de acusación.

En cuanto a las evidencias podemos ver soledad, desesperación, temor, amargura, indignidad, remordimiento, falta De perdón, demencia y suicidio.

¿Cómo nace? por pecado no confesado, pecado no perdonado, incredulidad al perdón de Dios, falta de conocimiento de las promesas divinas, atención al acusador: Satanás.

Para salir de todo esto es necesario: Analice el pasado, determine el foco del problema. Pedir perdón a Dios y crer en ese perdón. Perdónese usted mismo, 2 Corintios 5:17. Tome autoridad espiritual y eche el espíritu inmundo.

B) LA RAÍZ DE AMARGURA.

HEBREOS 12:15-17. La raíz de amargura principia como una raicilla y termina como árbol frondoso de amargura, es como el veneno de una serpiente que penetra y contamina todo y mata a la persona.

¿Cómo comienza ésta situación? Malas relaciones padres e hijos: gritos, insultos, golpes, alcoholismo, abusos, etc. Malas relaciones esposo-esposa: infidelidades, divorcios, maltratos, etc. Otras como estafas, insultos, problemas en el trabajo, etc.

Las tristes consecuencias no se dejan esperar: vivir tensos, amargados, de mal humor, y contraer enfermedades, como artritis, gastritis, insomnio, tensión nerviosa, cáncer, etc. Temor de ser herido otra vez, soledad, vacío, auto compasión, critica, desconfianza, endurecimiento, insensibilidad, inmadurez emocional, opresión demoníaca, entre otras. 

La solución que nos presenta la Biblia podemos verla en Lucas 6:37: "No juzguéis y no seréis juzgados, perdonad y seréis perdonados". Perdonar significa liberar o soltar. El Señor Jesús "no abrió su boca y murió perdonando a sus transgresores".

III) DIOS RESTAURA Y SANA NUESTRA ALMA:

A.  El sacrificio de Cristo, Isaías 53:4-5.   

   Nota: Jesús sufrió todo esto no sólo para darnos seguridad de la salvación eterna en el cielo, sino para darnos sanidad aquí en la tierra: “llevó nuestras enfermedades… sufrió nuestros dolores… por su llaga fuimos nosotros curados…”. Esto lo demostró Jesús aún en su ministerio terrenal antes de la cruz: Lucas 4:16-19, la frase:

“Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón”

    Nos habla de una labor al interior del hombre, en corazones quebrantados, que según el término griego quiere decir, que han sido despedazados, estropeados, quebrados, derrotados completamente… Así como también cuando nos habla de libertar a los cautivos y oprimidos, no habla de cárceles físicas, sino espirituales… (Muchas cosas en nuestra vida provocaron el quebrantamiento o heridas del corazón… y el encarcelamiento emocional).   

B.  La Palabra de Dios, Salmo 107:20 y Hebreos 4:12.  

    Nota: la Palabra de Dios produce vida, es cortante (como un bisturí que corta los tumores del pecado), genera orden en la estructura del ser humano (espíritu, alma y cuerpo) y saca a la luz las malas intenciones de nuestro corazón…

C.  La acción sobrenatural del Espíritu Santo, Isaías 61:1-4.

    Nota: Éste pasaje nos expresa la voluntad de Dios para su pueblo: sanidad de corazón, sanidad física, libertad para aquellos que están en cárceles espirituales, consolación, gozo, reedificación, restauración… Hoy día estamos en el ministerio del Espíritu Santo y esto es lo que él quiere traer a su pueblo.   

CONCLUSIÓN: Usted es de gran valor para Dios, dio la vida de su Hijo Jesucristo para que tengas vida eterna y también para que experimentes lo mejor de él aquí en la tierra.    

Síguenos en redes sociales:
GOOGLE+  

2 comentarios:

  1. Gracias este estudio me ha gustado bastante Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Maria Elena. Dios te bendiga.

      Eliminar