Ads 468x60px

EVITEMOS LA CODICIA DE BALAAM


Introducción: Un día Esaú le vendió a su hermano Jacob la primogenitura por un plato de lentejas, porque estaba cansado y tenía hambre, y luego Saúl lloraba por su locura. Vemos también el caso en el que la codicia llevó a Balaam a equivocarse profundamente. Es fundamental valorar y administrar bien las bendiciones, privilegios y dones que Dios nos da… Dios da su gracia y cada uno de nosotros la administramos. Consideremos el texto de hoy:


  “Volvió Balac a enviar otra vez más príncipes, y más honorables que los otros; los cuales vinieron a Balaam, y le dijeron: Así dice Balac, hijo de Zipor: Te ruego que no dejes de venir a mí; porque sin duda te honraré mucho, y haré todo lo que me digas; ven, pues, ahora, maldíceme a este pueblo”, Núm. 22:15-17.

Título: evitemos La codicia de Balaam

I.   SÉ FIEL AL LLAMADO DE DIOS.

A.    Procura ser el mejor ejemplo.

Nota: No podemos evitarlo, pero somos ejemplo para muchos, quizá para tus hijos, o para quienes están bajo tu dirección, o sencillamente porque eres el único cristiano en casa o en tu lugar de trabajo, Jesús lo dijo: “vosotros sois la luz del mundo… alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”, tenemos el desafío de brillar donde estemos.

B.    Eres llamado a ser un instrumento de bendición, Núm. 22:3-6.

Nota: Balaam fue un hombre (vidente, profeta, adivino…) que nunca se comprometió con Dios, aunque escuchaba su voz, y tenía visiones de Dios, nunca le entregó todo su corazón.

Nota: Balaam significa: devorador, glotón, destrucción de la gente, extranjero, señor del pueblo. Vivía en Petor, que significa interpretación de sueños, adivino. Ciudad en el norte de Mesopotamia. Estos significados y su lugar de origen, ya empiezan a hablarnos de su carácter, de su persona. Fue contratado por Balac, rey de Moab, para maldecir a Israel, pues tenía temor de estos. Recordemos que nosotros somos llamados a ser instrumentos de bendición para los demás.       

C.    Valora lo que Dios te ha dado, Núm. 22:7.

Nota: Los dones de Dios son para bendecir no para maldecir, pero Balaam por ambición al dinero quiso maldecir a Israel, por unos pesos o unos regalos. Nunca lo que éste mundo te pueda ofrecer, se puede comparar con lo que Dios tiene para ti…   

II.  CONSAGRA TU VIDA Y DONES AL SERVICIO DE DIOS...

A.    Es necesario renunciar a las ambiciones egoístas y orgullosas. 

Nota: Balaam consulta a Dios y al principio obedece: Núm. 22:12-14, pero cuando aumentaron la oferta, Balaam lo pensó dos veces         

Núm. 22:15-17 (conociendo el consejo de Dios, no renunció a sus deseos) y en la voluntad permisiva de Dios, emprendió el camino,     Núm. 22:20-21. El Señor Jesús nos da ejemplo, renunció a su estado de gloria por amor.   

B.    Debemos evitar las mezclas.   

Nota: Algunos autores llaman a Balaam: “un extraño personaje de la Biblia”, su conocimiento de Dios estaba mezclado con los conceptos paganos. Quería servir a Dios, pero con sus propios conceptos de obediencia, de santidad, de recompensa, (quería hacer las cosas a su modo, sin vivir una vida recta ante los ojos de Dios y quería los tesoros de Moab, aunque no vinieran de Dios). 

Nota: Su corazón estaba lleno de codicia, él quería los regalos y tesoros que Balac le ofrecía. Balac significa: destructor, saqueador, esto nos indica que Balac no perdería sus regalos y tesoros, así actúa el enemigo de nuestras almas: ofrece cosas bonitas y atractivas, pero luego te destruye y te saquea…        

C.    Renunciemos a la maligna obstinación.

Nota: En Balaam se reflejan muchas de nuestras actitudes, por ej:
1.  Dios no quería pero él insistía,
2.  Dios no le permitió maldecir, pero él quería hacerlo (por dinero),
3.  Como no pudo maldecir (es decir hacer el negocio), buscó otra estrategia: Núm. 31:16 y 25:1-3.      

III.   LA VERDADERA RECOMPENSA VIENE DE DIOS.

A.    La “recompensa” del reino de las tinieblas es pasajera, frustrante, dolorosa y trae condenación con ella.   

Nota: Los versículos posteriores a esta porción bíblica, y los del N.T. nos enseñan que Balaam se condenó, 2 Ped. 2:15 (el contexto son los falsos maestros y los falsos profetas).
 
B.    La recompensa que viene del Rey de reyes es pura, produce paz y gozo, y nos anima e impulsa al cielo, Heb. 6:10, 13-15. 
    
Conclusión: Persevera, no te desalientes por las circunstancias, no aceptes las ofertas de Balac, no vendas el don de Dios que está en ti, sé fiel y él Señor te recompensará, mucho más de lo que tu esperas, él es tu fuerza, no renuncies él está contigo. 

Te invitamos a leer “SANSÓN, UN PROPÓSITO DE DIOS” en: 


Síguenos en redes sociales:
GOOGLE+  
  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada