Ads 468x60px

UNA FE QUE GENERA MILAGROS (Devocional No. 038)


Devocional No. 038 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria. Una fe que genera milagros)
La fe en Dios genera milagros

“…tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar,  será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”, Mateo 21:18-22. 


La fe que genera milagros


Jesús comprende y conoce nuestra condición. Jesús nació y creció como cualquier niño judío, y como todo ser humano “tuvo hambre”, sueño, fatiga, por eso él comprende nuestra humanidad y nuestras necesidades. Como niño fue instruido, como joven y adulto fue tentado y enfrentó diversas dificultades, por eso comprende nuestras diferentes situaciones. En su deidad conoce todo nuestro ser, la Escritura nos dice que “todo fue creado por medio de él y para él”, como nuestro creador, conoce nuestra estructura material, emocional y espiritual, y por tanto es él quien sabe exactamente cómo ayudarnos y como guiarnos...

La higuera es una oportunidad para enseñar y aprender. La higuera apreciada entre los israelitas, produce su delicioso fruto durante 10 meses del año, pero Jesús no encontró fruto. En nuestro “camino” hacia la voluntad de Dios (iban a Jerusalén), nos vamos a encontrar con cosas que no responden a nuestras expectativas, quizá: decepciones, traiciones, engaños, calumnias, pero esas “higueras” deben ser aprovechadas para crecer y madurar; Jesús la aprovechó para enseñar, y los discípulos para aprender. El Maestro sigue enseñando, nosotros sus discípulos debemos seguir aprendiendo…
   
Las palabras de Jesús son poderosas, la Biblia describe a la Palabra de Dios con muchas características: convierte el alma, santifica, alimenta, es eterna, es viva, eficaz y poderosa, sana y libera (Sal. 107:20 “envió su palabra y los sanó, y los libró de su ruina”), y vemos aquí que cuando él habló la higuera se secó. La fe genera milagros
  
Jesús revela el poder de la fe y cómo esta genera maravillas y milagros.  Los discípulos se maravillaron, la palabra maravilla aquí viene del griego "dsaumázo" que significa: admirados, asombrados, sorprendidos; esto es lo que sucede cuando por nuestra fe en Dios él hace milagros entre nosotros, cuando por tu fe Dios hace maravillas en tu vida, en tu hogar, en tus hijos, en tu liderazgo, porque Jesús dijo: “si puedes creer, al que cree todo le es posible”, (Mr. 9:23). Vemos entonces cómo la fe es el escenario de los milagros
   
La fe transforma nuestra manera de hablar. Jesús aprovecha éste momento para enseñarles cosas muy importantes acerca de la fe:

1. La fe hará que superen los más grandes obstáculos (“si a este monte dijereis quítate, será hecho”).
2. La fe los llevará a cosas mayores (de secar una higuera a trasladar un monte).
3. La fe los llevará a declarar grandes cosas en la voluntad de Dios. (Jesús les dijo: “si dijereis a este monte quítate, será hecho”, la fe nos lleva a hablar de manera diferente, pues declaramos nuestra confianza en Dios y en sus promesas).  


La fe determina nuestra comunión con Dios. Nuestra manera de orar es alimentada por nuestro nivel de fe, si lo hacemos “creyendo” recibiremos la respuesta de Dios, la fe debe ser declarada en nuestras oraciones, evitemos oraciones lastimeras y “quejabanzas”, porque éstas no producirán los milagros de Dios. 

Reflexión final: Jesús conoce nuestra condición, nuestras luchas y necesidades, y él quiere que lo busquemos y que lo hagamos con fe, porque Dios quiere moverse a tu favor, permite su acción sobrenatural orando, siendo guiado por su Espíritu y verás las maravillas del Señor a tu favor. La fe genera milagros

Te invitamos a leer: “LA FE PARA UN MILAGRO”



Tema anexo: La fe en Dios produce milagros 

La Escritura nos dice que Moisés: “se sostuvo como viendo al Invisible”, por lo cual tomó la decisión de dejar Egipto sin temor a la ira del faraón. Pudo atravesar el duro desierto y llegar a su destino, todo esto porque confió en la protección del Señor, con sus ojos de fe veía al Invisible, quien lo guardó, lo llamó y lo usó de manera poderosa. Por la fe en Dios veremos milagros y superaremos los miedos, obstáculos y toda oposición, y cumplir así el llamado divino.
    
LA FE EN DIOS PRODUCE MILAGROS

1)  EL PODER DE DIOS ESTÁ SOBRE TODA CRISIS, Lucas 6:6.  

Y aconteció también en otro sábado, que Él entró en la sinagoga y enseñaba; y estaba allí un hombre que tenía seca la mano derecha.

A) La condición de aquel hombre era triste.  

Comentario: La Biblia nos dice que tenía “seca” la mano derecha, otras versiones bíblicas traducen: “atrofiada”, “tullida”, “paralizada”, “encogida”. No sabemos el origen exacto, ni el tiempo que ha transcurrido en ésa situación. Para la mente hebrea esto debía ser un juicio por su maldad.

Lo más seguro es que se sentía impotente, señalado, frustrado, en algunas circunstancias se sentía inferior. Un libro apócrifo hebreo dice que él era albañil, entonces su mano derecha paralizada no le dejaba ganar el sustento de su familia. Te invito a leer: "Victoria Ante La Crisis".       

B) La fe debe considerar los milagros de Dios.   

Comentario: En la reunión de aquel día en la sinagoga no estaba un maestro de la ley común, era el mismo Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, estaba allí predicando. Aquel hombre seguía sentado allí con su mano paralizada, pero el Señor Jesús fue allí y sabía que un milagro sucedería, él veía una sanidad allí.

2)  LA FE EN DIOS SUPERA LA OPOSICIÓN Y ALCANZA LOS MILAGROS.

A)  Debemos evitar la rutina y el corazón ansioso.

Comentario: Ésta persona fue a buscar a Dios a pesar de su dificultad. Fue a la sinagoga para adorar al Señor, estaba allí para escuchar la palabra de Dios, a lo mejor no esperaba un milagro, pero Dios recompensa la fe que persevera, el Señor hará las cosas en su tiempo y a su manera.

B) Con la fuerza de Dios rechaza el menosprecio, Lucas 6:7, 9. 

Comentario: En aquella sinagoga habían escribas y fariseos, ellos esperaban sí el Señor Jesús sanaría en día de reposo (entonces lo veían con el poder sanador, pero no lo querían ver como el Mesías, el Hijo de Dios). Ellos “le acechaban” como fieras junto al sendero, son enemigos y oponentes de la gloria del Señor.

Utilizan la calumnia, el engaño, y en nombre de la religión son duros en su corazón, pues la Escritura en Marcos tres nos dice: “entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones”. Seguramente nos encontraremos con personas de corazón severo, ante lo que el Señor quiere hacer en nosotros, pero es necesario perseverar Dios al final nos dará la victoria. Ten fe Dios él sigue haciendo milagros.      

3) PUEDES DEPOSITAR TODA TU FE EN DIOS. 

A) El Señor Jesús lo sabe todo, Lucas 6:8. 

Comentario: Había diversos pensamientos en la mente de escribas y fariseos, también pensamientos en la mente de aquel enfermo, pero dice la Biblia: “como son más altos los cielos que la tierra, así son los pensamientos de Dios, más altos que nuestros pensamientos”, aquel hombre no esperaba que ése fuera el día de su milagro, pero Dios es bueno y todopoderoso.  

B) La fe en las palabras de Dios, nos hace avanzar, Lucas 6:8.   

Comentario: Debemos observar varias cosas aquí:

El Señor Jesús le dice: “levántate”, palabra que es utilizada cuando alguien ha caído, está dormido o sentado... Es una invitación del Señor para salir de esa situación.
   
Añada la Biblia: “Ponte en medio”, esto es sal de tu lugar y avanza, ponte delante de todos, sal de tu escondedero.

La fe que alcanza milagros es dinámica, no pasiva, avanza siguiendo la dirección del Señor, avanza viendo al Señor.

C) El señor Jesús es Todopoderoso, sigue haciendo milagros, Lucas 6:10.  

Comentario: Jesús le dijo: “extiende tu mano”, aquella mano no era bonita, no es algo que uno desea mostrar, la escondía junto a su cuerpo, pero el Señor Jesús pidió ver aquella mano seca.

No tengas temor de mostrarle al Señor Jesús tus debilidades, o aquellas cosas que quieres esconder, que te hacen sentir mal, pues cuando las llevamos ante Dios, él nos restaura, sana y libera, él transforma todas las cosas.     


Reflexión final: Dios sigue haciendo milagros, él tiene compasión de nuestra condición, acerquémonos confiadamente, derribemos los obstáculos y permitamos su obra, él sanará lo que está mal en nosotros. La fe en Dios genera milagros
  
Te invitamos a leer: "COMO VENCER LOS PROBLEMAS"

5 comentarios:

  1. gracias por estas bendiciones que nos regalan cada día con estos estudios bíblicos que ha sido de mucha edificación para mi vida.

    ResponderEliminar
  2. amén, que bonita enseñanza, es de mucha edificación y bendición para mi vida!! Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lennys por dejarnos tu comentario. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar