Ads 468x60px

UNA FE QUE GENERA MILAGROS (Devocional No. 038)


Devocional No. 038 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

“…tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar,  será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”, Mt. 21:18-22.

Jesús comprende y conoce nuestra condición. Jesús nació y creció como cualquier niño judío, y como todo ser humano “tuvo hambre”, sueño, fatiga, por eso él comprende nuestra humanidad y nuestras necesidades. Como niño fue instruido, como joven y adulto fue tentado y enfrentó diversas dificultades, por eso comprende nuestras diferentes situaciones. En su deidad conoce todo nuestro ser, la Escritura nos dice que “todo fue creado por medio de él y para él”, como nuestro creador, conoce nuestra estructura material, emocional y espiritual, y por tanto es él quien sabe exactamente cómo ayudarnos y como guiarnos...

La higuera es una oportunidad para enseñar y aprender. La higuera apreciada entre los israelitas, produce su delicioso fruto durante 10 meses del año, pero Jesús no encontró fruto. En nuestro “camino” hacia la voluntad de Dios (iban a Jerusalén), nos vamos a encontrar con cosas que no responden a nuestras expectativas, quizá: decepciones, traiciones, engaños, calumnias, pero esas “higueras” deben ser aprovechadas para crecer y madurar; Jesús la aprovechó para enseñar, y los discípulos para aprender. El Maestro sigue enseñando, nosotros sus discípulos debemos seguir aprendiendo…
   
Las palabras de Jesús son poderosas, la Biblia describe a la Palabra de Dios con muchas características: convierte el alma, santifica, alimenta, es eterna, es viva, eficaz y poderosa, sana y libera (Sal. 107:20 “envió su palabra y los sanó, y los libró de su ruina”), y vemos aquí que cuando él habló la higuera se secó.
  
Jesús revela el poder de la fe y cómo esta genera maravillas y milagros.  Los discípulos se maravillaron, la palabra maravilla aquí viene del gr. dsaumázo, que significa: admirados, asombrados, sorprendidos; esto es lo que sucede, cuando por nuestra fe en Dios, él hace maravillas entre nosotros, cuando por tu fe Dios hace maravillas en tu vida, en tu hogar, en tus hijos, en tu liderazgo, porque Jesús dijo: “si puedes creer, al que cree todo le es posible”, (Mr. 9:23).
   
La fe transforma nuestra manera de hablar. Jesús aprovecha éste momento para enseñarles cosas muy importantes acerca de la fe:

1. La fe hará que superen los más grandes obstáculos (“si a este monte dijereis quítate, será hecho”).
2. La fe los llevará a cosas mayores (de secar una higuera a trasladar un monte).
3. La fe los llevará a declarar grandes cosas en la voluntad de Dios. (Jesús les dijo: “si dijereis a este monte quítate, será hecho”, la fe nos lleva a hablar de manera diferente, pues declaramos nuestra confianza en Dios y en sus promesas).  


La fe determina nuestra comunión con Dios. Nuestra manera de orar es alimentada por nuestro nivel de fe, si lo hacemos “creyendo” recibiremos la respuesta de Dios, la fe debe ser declarada en nuestras oraciones, evitemos oraciones lastimeras y “quejabanzas”, porque éstas no producirán los milagros de Dios. 

Reflexión final: Jesús conoce nuestra condición, nuestras luchas y necesidades, y él quiere que lo busquemos y que lo hagamos con fe, porque Dios quiere moverse a tu favor, permite su acción sobrenatural orando, siendo guiado por su Espíritu y verás las maravillas del Señor a tu favor.
  
Te invitamos a leer: "COMO VENCER LOS PROBLEMAS"

 SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER
    GOOGLE+  



1 comentarios:

  1. gracias por estas bendiciones que nos regalan cada día con estos estudios bíblicos que ha sido de mucha edificación para mi vida.

    ResponderEliminar