Ads 468x60px

LA MISIÓN TRANSCULTURAL Y SU CONTEXTO



LECCIÓN NUEVE:

EL CHOQUE CULTURAL

    1 Cor. 9: 19-23.

 1.  FACTORES QUE CONTRIBUYEN AL CHOQUE CULTURAL:

   a.  El clima. Un cambio drástico del clima al cual uno está acostumbrado es una adaptación difícil y puede afectar el bienestar físico, también.

b.  La pobreza. Aunque el misionero pueda haber experimentado la pobreza, es muy posible que vea una pobreza extrema tal como nunca hubiera visto, ni en el televisor.  El hecho que no puede solucionar el problema él mismo aumenta su frustración.  Le conmueve al fondo de su ser.

c.  El hambre. Esta calamidad, que acompaña la pobreza, es una situación que afecta a cualquier que tiene que presenciarla. El hambre es endémica en algunos países y el misionero puede sentir obligado a pasar su tiempo alimentando a los hambrientos y procurando salvar vidas. Es una decisión que produce mucha tensión.

d.  La enfermedad. Es muy difícil para el misionero ver la enfermedad, la dolencia, y la desnutrición en su alrededor y no poder hacer nada para aliviar la situación. Millones mueren innecesariamente porque carecen del saneamiento público.

e.  El idioma. El no poder comunicarse verbalmente es muy frustrante y produce un sentir de impotencia. Cuando uno no puede pedir direcciones o hacer una llamada telefónica, experimenta ansiedad y tensión.

f.    Costumbres extrañas. Todos los apuntes culturales (señales y símbolos) conocidos desde la niñez son inútiles. Palabras, gestos, expresiones faciales, y costumbres son una parte de nuestra subconsciencia. Uno se siente completamente desorientado. Demora años aprender con esmero estos apuntes culturales.

g.  Molestias menores. El abastecimiento de agua o corriente eléctrica puede ser esporádico. El alojamiento puede ser incómodo.

2.  VENCIENDO EL CHOQUE CULTURAL:

a.  Recordar a Jesús y la Encarnación.  (2 Cor. 8:9; Fil. 2:5-8)

b.  Reconocer que el choque cultural es una reacción normalEl misionero es un ser humano normal con sentimientos normales. Su reacción a los cambios culturales no tiene nada que ver con su espiritualidad.

c.  Recordar que otros lo han vencido. Será difícil creer, en el fangal de depresión, que otros hayan salido vivos y victoriosos. Pero así es, y él también sobrevivirá.

d.  Aprender el idioma lo más pronto posible. La perspectiva de la vida cambia totalmente cuando uno puede conversar con los amigos y vecinos, y enseñar y predicar con facilidad.

e.  Participar en la vida social de la gente. No se debe limitar los contactos sociales a los del idioma nativo. Es una tentación fuerte hacerlo pero los misioneros exitosos se mezclan y se juntan con la gente y forman amistades entre ellos. Actividades sociales ayudan mucho en el aprendizaje del lenguaje.

f.    Buscar lo bueno en la cultura. Hay aspectos agradables y desagradables en cada cultura.  El recién llegado tiene la tendencia de preocuparse con el negativo. Con determinación el nuevo misionero puede apreciar los aspectos buenos y agradecer a Dios por ellos.

g.  Olvidarse de la vida en su tierra. Todo lo maravilloso y atractivo de la cultura nativa del misionero ya son cosas del pasado y debe olvidarse de ellas hasta que vuelva a visitar su país.

h.  Confiar en la gracia de Dios. (Fil. 4:11,12; 2 Cor. 12:9; 2 Cor. 9:8)  Si el misionero está allí por el llamamiento de Dios, Su gracia es suficiente.




LECCIÓN DIEZ:

CONTEXTUALIZACIÓN

1.  En toda cultura la iglesia tiene que reflejar la presencia de Dios.  Es la iglesia de Cristo, escogida por Dios y apartada para Su misión.  Las formas de una iglesia pueden variarse en detalles tal como el idioma, la alabanza, el proceso de tomar decisiones, y la música.  El mensaje cristiano se comunicará en términos aceptables y significantes en la cultura nativa. Se enseñará a los creyentes nuevos cómo la perspectiva cristiana del mundo determina e influye toda faceta de la vida. 

2.  El fundador de la iglesia toma el papel de mentor desde un principio y guía a los nuevos cristianos en el aprendizaje de vivir conforme a los conceptos bíblicos, sin embargo, es preciso que se cuide de no usurpar el lugar del Espíritu Santo al dirigir el pueblo de Dios.  En tanto que es Dios quien provee líderes con dones espirituales, el misionero llega a ser un maestro de los que asumirán el liderazgo en la iglesia.  Los líderes de la iglesia tienen que pasar a ser los agentes de cambio, aplicando la perspectiva bíblica a la cultura nativa.

3.  Los fundadores de iglesias tienen que orar pidiendo sabiduría y poder de Dios. Evangelizar a los incrédulos y alimentarlos para que crezcan en Cristo no es principalmente un esfuerzo humano sino es Dios obrando por medio de Su pueblo. Es una actividad espiritual y uno necesita armas espirituales para batallar a un enemigo espiritual.

4.  Para que el misionero sea eficaz en la comunicación del mensaje es preciso que comprenda el contexto de sus oidores y que se identifique con ellos. Es esencial que aprenda el idioma, como notamos anteriormente, y que también adopte su manera de pensar.

5.  El mensajero transcultural tiene que dejar todo etnocentrismo y congeniar con sus oyentes. En tanto que se sumerja en la cultura de la gente y modele la verdad absoluta del mensaje que trae, puede decir con Pablo: Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros (Fil. 4:9). Pablo podía exhortar: Sed imitadores de mí, así como yo [soy imitador] de Cristo (1 Cor. 11:1).  El tiempo del verbo sed imitadores (griego: mimata) indica acción continua.  Se refiere a un estilo de vida e incluye una perspectiva del mundo. 

6.  Algunos elementos del Cristianismo son absolutos y por consiguiente no pueden ser alterados de ningún modo.  (Gál. 1:6-8)  Estos están claramente señalados en las Escrituras.
    
7.  Algunos elementos son relativos y pueden ser cambiados.  Estos incluyen: estilos de adoración, métodos de evangelización, clases de música, y muchos otros elementos.  Cuándo nos juntamos a adorar y dónde no importan.  Cómo adoramos tiene que ser en espíritu y en verdad (Jn. 4:24).

8.  Cada cultura tiene elementos tanto buenos como malos.  La cultura es producto del hombre y como su promotor, se ha vuelto corrupta.  Tiene elementos buenos y también malos.  Solamente lo que es contrario a las claras enseñanzas bíblicas tiene que ser rechazado.

9.  ¿Quién decide lo que es bueno o malo?  Los misioneros tienen más comprensión de las Escrituras, pero la gente local entienden mejor su propia cultura.  Deben acordarse juntos bajo la autoridad de las Escrituras y la dirección del Espíritu Santo.

10.  Toda cultura, cristiana y no-cristiana, debe ser juzgada a la luz de la Biblia.  Una costumbre no es necesariamente correcta sólo porque ha sido una práctica de los cristianos durante muchos años.

11.  A causa de la obediencia a la Verdad de Dios, nos puede acusar de imperialismo cultural.  Hay algunos aspectos de la Palabra de Dios que nunca estarán aceptables a los incrédulos (Gál. 5:11). Tenemos que escoger entre agradar a los hombres o agradar a Dios (Ga.1:10).

PARA IR A LA PRIMERA LECCIÓN DEL SEMINARIO, HAZ CLICK: LECCIÓN UNO 



    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER

    GOOGLE+   




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada