Ads 468x60px

LA DOCTRINA DEL ESPÍRITU SANTO



(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

FONDO BÍBLICO E HISTÓRICO:

A. Introducción

   1. El estudio de la persona y obra del Espíritu Santo debe ser necesariamente, para el cristiano devoto, una cuestión de vital importancia, pues conocerá la revelación de su herencia y victoria en Cristo.  

Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”, 1 Cor. 2:12...  

2.   El ministerio activo del Espíritu Santo inicia la edad de la iglesia como la "Edad del Espíritu", en contraste con el tiempo de los Evangelios que es descrita como la "Era del Hijo", y el Antiguo Testamento que es llamado "La era del Padre".

3.    Puede ser dicho que en la medida que el creyente se ha apropiado del Espíritu Santo, en esa medida ha participado del poder de Cristo Jesús (Puedes leer el estudio: Los Nueve Dones del Espíritu Santo).  

4.    El Espíritu Santo en su ministerio se concierne especialmente en transmitir al creyente los frutos de la victoria de la obra consumada por Cristo sobre el Calvario, por eso Jesús dijo:

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;  porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber”, Jn. 16:13-15.

B.  El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento:

1.    La Biblia es el único origen de información divina revelada concerniente a esta verdad. Hay una referencia al Espíritu Santo al principio de la Biblia en Génesis 1.2 (y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”), y otra al fin, en Apocalipsis 22.17 (De principio a fin en la Biblia, Dios quiere resaltar esta verdad, por tanto es sumamente importante).  

2.    Dos palabras distintas son usadas en el idioma original Hebreo: "RUACH" Y "NESHAMAH", la primera significando el Espíritu de Dios o del ser humano (determinado por el contexto), y la segunda significando el soplo de vida del cuerpo (Destacamos aquí, que desde la etimología del término su naturaleza es dar vida). Existe una gran variedad de referencias al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento, un total de ochenta y seis (86).

3.    Entre los nombres usados para el Espíritu Santo en el Antiguo Testamento, encontramos: "El Espíritu del Señor", "Espíritu de Dios", "Espíritu Santo", Espíritu de Jehová” y “Espíritu”.

4.    H.L. Turner declara: "Todo lo revelado acerca del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento, ya ha sido hallado en el Antiguo Testamento, con una sola excepción. Esa es la palabra "Bautizar".


C.  El Espíritu Santo en el Nuevo Testamento:

1.    Hay en el Nuevo Testamento doscientas sesenta y un (261) referencias sobre el Espíritu Santo.

2.    Con la excepción de Filemón, II y III de Juan, el Espíritu Santo es mencionado en todos los libros del Nuevo Testamento.

3.    Los Hechos lo cita en cincuenta y siete (57) pasajes, y es donde más se nos dice acerca del ÉL (Precisamente por él, es que podemos ver la iglesia de los Hechos avanzar como Dios lo planeó, sin él la iglesia es prácticamente ineficaz).  

4.    Una de las grandes características de los pasajes del Nuevo Testamento acerca del Espíritu Santo, es la gran variedad de nombres con que ÉL es conocido (Detrás de cada uno de esos nombres hay un significado y revelación especial, puedes ver este estudio sobre los Nombres de Espíritu). 

D.  El Espíritu Santo en la historia:

1.   Fue solamente con el correr del tiempo que la Iglesia transformó el legado escritural de la verdad concerniente al Espíritu Santo en una formulación doctrinal y teológica. Muchos de los Padres de la Iglesia Primitiva y la mayoría de los primeros credos hicieron referencia al Espíritu Santo, pero por lo general la doctrina no fue hecha objeto de controversia, y por consiguiente no fue desarrollada (Recordemos que la formulación de las doctrina primeras de la Iglesia Primitiva, fueron la reacción de la Iglesia a movimientos y formulaciones heréticos).  

2.     Es evidente que la Iglesia estaba entregada a la verdad de la existencia y el ser del Espíritu Santo en las primeras décadas.

Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén… esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán”, Hch. 2:14-18.

El profeta usa la expresión "derramaré" haciendo referencia a uno de los símbolos del Espíritu Santo: el aceite (puede ver el estudios "Símbolos del Espíritu Santo y su significado" ).

3.     Uno de los primeros autores que mencionaron el Espíritu Santo fue Clemente de Alejandría (155-220 D. C.). Escribió: "El espíritu Santo es uno y el mismo por todas partes". Él enseñó que el Espíritu Santo, descendiendo del cielo sobre el hombre, le hacía capaz de contemplar las cosas divinas.

4.    Hipólito (Siglo III) es responsable de haber presentado al Espíritu Santo como una mera fuerza en vez de una persona.

5.  La enseñanza de Macedonia Anterior al concilio de Nicea (425 D. C.) negó la personalidad y la Deidad del Espíritu.

6.    Para el siglo XVIII Y XIX, se enseñaba que el Espíritu Santo era una emanación de Cristo y meramente un poder espiritual.

7.     Con la reforma protestante se inicia la consolidación doctrinal de las verdades bíblicas, incluyendo gradualmente la verdad el Espíritu Santo (De hecho Martin Lutero, protagonista del movimiento protestante, registra la historia que fue un hombre de comunión con el Espíritu Santo, hablaba en lenguas y fluía en los dones del Espíritu). Estamos en la era del Espíritu Santo, es el tiempo de acercarnos y conocerlo mucho más. 




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada