Ads 468x60px

EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO


Un estudio que recoge el fundamento bíblico, histórico y funcional del bautismo en el Espíritu Santo.
El bautismo en el Espíritu Santo
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Juan ciertamente bautizó en agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo”, Hch. 11:16.
 
    A.  LA PALABRA BAUTISMO:

1.  Baptízo: dejar abrumado (completamente mojado); del verbo primario Bápto: arrollar, inundar, cubrir completamente con un fluido; mojar, teñir, bañar...

2.  Implica la saturación completa del ser interior por Persona del Espíritu Santo.

3. Aún la lengua funciona de acuerdo al control del Espíritu. Hechos 2.4.

4. Los ciento veinte (120) en el aposento alto fueron movidos profundamente, pues dijeron de ellos: "Están llenos de mosto". Hechos 2.13.

5. La Escritura hace claro el hecho que la porción que recibe el creyente es solamente las arras de lo que disfrutaremos. Efesios 1.13, 14.

6. La verdad básica es que: "No es cuánto del Espíritu uno tiene, sino cuanto de uno tiene el Espíritu". Es evidente que para ser lleno del Espíritu, no hay lugar para el ego.

B.    FONDO HISTÓRICO DE LA DOCTRINA DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO: 

1.  La venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés fue declarado como el cumplimiento específico de Joel 2.18-19, profecía que prometió la experiencia a todas las personas de diferentes clases.

2.  Juan el Bautista incluyó la predicción del bautismo del Espíritu, como aspecto del ministerio del Mesías que habría de venir. Lucas 3.16; Juan 1.33.


3.  El Pentecostés original validó la obra de Cristo, y constituyó un acontecimiento dispensacional al venir el Espíritu Santo a la tierra para morar en Su Iglesia.

4.  La fiesta de Pentecostés en el Antiguo Testamento tomó lugar cincuenta (50) días después de la Pascua. Representaba el comienzo de la cosecha. Simbólicamente, el derramamiento inicial del Espíritu en el día de Pentecostés fue el comienzo de la cosecha del Evangelio.

5.  Una experiencia similar al caso de Los Hechos 2 continuó siendo normal en la Iglesia del Nuevo Testamento. Hay un total de cinco casos en el libro de los Hechos que describen un derramamiento Pentecostal similar en clases y manifestación al caso original del día de Pentecostés. El último caso registrado en la Biblia está en Hechos 19, y esto tomó lugar unos veinte y uno años después del derramamiento original.

6.  Testimonios de experiencias Pentecostales en la Iglesia Primitiva, datan de la fecha de los primeros escritos de los padres durante el II y III siglo:

a) Ireneo (130-202) escribió: "Llamamos personas ‘perfectas’ aquellas que han recibido el Espíritu de Dios, y quienes por medio del Espíritu de Dios hablan lenguas".

b) San Agustín (354-430) escribió: "Todavía hacemos lo que los Apóstoles hicieron cuando les impusieron las manos a los Samaritanos y pidieron el descenso del Espíritu sobre ellos. Esperamos que los convertidos hablen en nuevas lenguas".

c) A medida que se fue desarrollando la Iglesia Romana, el aspecto fenomenal del bautismo en el Espíritu Santo gradualmente se transformó en un ritual. (Al llegar al fin del siglo V (5), la práctica general era que se constituía una pequeña sala detrás del altar, y era usado como el lugar donde recibir el Espíritu Santo. Luego de ser bautizado en agua, el candidato pasaba a la sala de oración, y allí el obispo el imponía las manos y era ungido con aceite. El obispo pedía a Dios que enviase el Espíritu Santo, pero también gradualmente con el correr del tiempo, no se esperaba ninguna manifestación. Consecuentemente, hoy día, la ceremonia de la confirmación es el resultado).


7.  Souer En su Historia de la Iglesia Cristiana (Volumen 3, página 406) dice: "El Doctor Martín Lutero fue un profeta, evangelista, hablador en lenguas e intérprete en una persona, investido con todos los dones del Espíritu Santo".

8.  Carlos G. Finney y D. L. Moody dieron testimonio de sus experiencias pentecostales personales y en sus reuniones.

9.  Al comienzo del presente siglo, en el día de Año Nuevo de 1901, el Espíritu Santo descendió en forma Pentecostal sobre un grupo de estudiantes en un pequeño Instituto Bíblico en la ciudad de Kansas en los Estados Unidos. Este derramamiento fue precedido por estudios minuciosos de las Escrituras, y los alumnos habían llegado a la conclusión de que la evidencia del bautismo en el Bautismo del Espíritu Santo era hablar en nuevas lenguas. De allí se esparció en Texas y a California, donde el año 1906 tomó lugar un gran derramamiento (Azuza) que ha continuado a todas partes del mundo.

C.  EL PROPÓSITO DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU:

1.  El momento del bautismo en el Espíritu Santo constituye la experiencia inicial del creyente en rendirse incondicionalmente al Espíritu de Dios.

2.  El bautismo en el Espíritu Santo no es un blanco en sí, sino una entrada. 

3.  El bautismo en el Espíritu santo abre la puerta a los dones del Espíritu, 1ª Corintios 12.7-11.

4.  La vida espiritual comienza al pie de la Cruz; el servicio espiritual comienza con Pentecostés; Hch. 1:8 nos habla del poder del Espíritu Santo que viene para testificar con denuedo el evangelio; es la unción que te equipa para el ministerio.

5. En todo momento, el creyente bautizado en el Espíritu es desafiado de mantener su rendición a fin de que el Espíritu pueda mantener su control.

6. Casi la totalidad de los creyentes en el mundo están de acuerdo en dos cosas:
a.  Que los creyentes debieran recibir el bautismo del Espíritu Santo.

D. EL PROCESO (SECUENCIAS POSIBLES) DE RECIBIR EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO:

1.  Es importante considerar las maneras y niveles en que el Espíritu Santo opera en el creyente:
a) Con: en su función de Consolador.
b) En: habitando en el creyente, como templo suyo.
c) Sobre: impartiendo su poder o unción para el ministerio.

2.  Fe en la promesa de Dios para recibirlo, esto implica rendición.

3.  Anhelo y perseverancia.

4.  En algunas ocasiones hubo imposición de manos, en otras no.

E.  LA EVIDENCIA DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU:

1.  La evidencia inicial de ser bautizado con el Espíritu Santo es el poder hablar en otras lenguas. 

2.  De las cinco ilustraciones en el libro de los Hechos, tres incluyen específicamente el hablar en otras lenguas:
a) El día de Pentecostés. Hechos 2.
b) La casa de Cornelio, 8 años más tarde. Hechos 10.
c) Los creyentes en Éfeso, 25 años más tarde. Hechos 19.

3.  Cuando Pablo el Apóstol recibió el bautismo del Espíritu Santo, las lenguas no son mencionadas pero más tarde el mismo declaró: "Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos a vosotros". 1ª Corintios 14.18. (Señal 14.22).

4.  Esta experiencia está prometida para todos los creyentes en todas las generaciones, Hch. 2:39.

F.   LOS RESULTADOS DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU:

1.  Investidura de poder para dar testimonio de Cristo.

2.  Poder para la vida cristiana y servicio, concesión de dones y su ejercicio en el ministerio.

3.  El creyente entra en un tiempo de renovación espiritual y un nuevo anhelo por Dios y su voluntad.

4.  El avivamiento Pentecostal del Siglo XX trajo consigo un despertamiento espiritual, pasión por la obra misionera y la evangelización, como así también un ministerio de poder y de vigor.

G.    CONVERSIÓN Y BAUTISMO:

La conversión es la ocasión de bautismo por el Espíritu, cuando el convertido es tomado por el Espíritu y puesto dentro del cuerpo de Cristo. El bautismo Pentecostal es una experiencia subsecuente a la conversión cuando el creyente es "llenado" con el Espíritu Santo. Ej: Hch. 9:17.

H.    EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU Y LA SANTIFICACIÓN: 

1.  2 Tes. 2:13; 1 Ped. 1:2.

2.  Uno de los frutos del bautismo del Espíritu es el favorecer el crecimiento en santidad.

3.  Esta experiencia conduce al creyente a una relación más personal con el Espíritu Santo.

4.  Esta experiencia nos conduce a una mejor recepción de las cosas de Dios.

5.  La santificación del Espíritu Santo en el creyente es progresiva, más que instantánea, y está determinada por la sumisión del creyente.    

I.      EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU Y EL DÍA A DÍA DEL CREYENTE: 

1.  Es una necesidad llenarse diariamente del Espíritu, Ef. 5:18; Hch. 13:52.

2.  “Así como es el mayor pecado para el inconverso rechazar la vida de Cristo. En el creyente, el mayor de los pecados es el rehusar la vida abundante por medio del Espíritu”.

3.  Esto requiere una rendición diaria a un nuevo y fresco fluir del Espíritu.


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS PASTORES GONZALO Y ANDREA SANABRIA... ESTA PUBLICACIÓN ES DE BENDICIÓN A MI VIDA... SEGUIRÉ ESCUDRIÑANDO LA ESCRITURA, BUSCANDO UN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS "EN" MI VIDA... EL SEÑOR LES SIGA OTORGANDO Y LLENANDO CON ESTE DON DE SABIDURÍA.. SALUDOS DESDE QUÉRETARO, MÉXICO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Josue. Dios te bendiga al igual que a toda tu casa. Gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  3. Pastor me es de mucha vendicoones este estudio una pregunta ser unguido es lo mismo ha ser bautizado?? Gracias Dios lo bendiga más

    ResponderEliminar