Ads 468x60px

ACTITUDES DE UN VENCEDOR


Introducción: Guericke construyó un barómetro gigantesco (el barómetro mide la presión del aire, prevé los cambios atmosféricos, el nivel de mercurio desciende cuando va a llover y asciende en caso contrario). Parte de éste barómetro sobresalía por encima de su casa en Magdeburgo. El índice del barómetro era la figura de un hombre que en tiempo bueno, aparecía sobre el techo; pero cuando se avecinaba una tormenta, se metía cuidadosamente en la casa quedando abrigado. ¡Ésta figura representa a muchas personas! Quienes cuando el tiempo es bueno están erguidos y valientes parecen! Pero cuando se juntan las nubes grises, y se deja escuchar el trueno, desaparece su figura...

(Ptores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Actitudes de un vencedor

I.  ES CONSCIENTE DE LAS ADVERSIDADES, Mr. 6:1-4.  

“Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos. Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos? ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra,  y entre sus parientes,  y en su casa”, (Mr. 6:1-4).

A.    Jesús fue menospreciado por los suyos.

Nota: Era su tierra… era su familia… eran literalmente sus hermanos… y no creían en lo que Dios había puesto en él, y aunque no podían negar la sabiduría y los milagros, si pudieron negarse a creer en él. Una manera de honrar a Dios es creyendo en él. 

B.    Jesús experimentó la decepción.               

Nota: Él esperaba encontrar disposición, fe, corazones sensibles al mensaje; uno de los sinónimos de la palabra decepción es desilusión, que significa perder la esperanza o ilusión que se tenía… y generalmente esto genera tristeza y desanimo. 

C.    Jesús sufrió la incredulidad de otros, Mr. 6:5-6a.  

“Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos”.

Nota: “no pudo hacer allí ningún milagro”, ese “no pudo” no fue el resultado de la incapacidad de Jesús porque él es Dios Todopoderoso, sino que la incredulidad de ellos impidió la obra de Dios, el texto dice que “sanó algunos pocos enfermos” y “no pudo hacer ningún milagro”, esto nos indica que no sólo recibieron muy poco en cuanto a la sanidad, sino que se perdieron cosas mayores como los milagros que Jesús traía (la sanidad tiene que ver con la restauración de la salud, los milagros están relacionados con hechos que asombran a los testigos, como por ej. órganos nuevos…). 

II.  APROVECHA LAS DIFICULTADES PARA CRECER, Mr. 6:6b.
A.    Ante los obstáculos la constancia debe brillar.   

Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando”.

Nota: Jesús no se detuvo ante el rechazo en Nazaret, aunque las cosas no salieron bien allí, él siguió adelante con su ministerio yendo a los demás lugares de alrededor… aunque su enseñanza no fue bien recibida en Nazaret siguió llevándola a otros lugares… Jesús no renunció, siguió adelante con el propósito del Padre… Jesús llegó a Nazaret, después de haber hecho muchos milagros y sanidades en Capernaúm, pero se encontró luego con la incredulidad de los suyos, pero esto no lo detuvo.

Nota: No confundamos orgullo con constancia, porque el orgullo conduce al hombre a la terquedad, la humildad hace al hombre dependiente de Dios,  y por ende lo hace constante. Vemos que el texto nos enseña que Jesús no fue recibido en la ciudad de Nazaret, y él se fue a las aldeas de alrededor (las aldeas eran extensiones de los centros urbanos), Nazaret significa: reverdeciente, protectora, coronada, y desde allí no logró ver a Dios en la persona de Jesús, pero los habitantes de las aldeas recibieron lo que Jesús traía: milagros, sanidades, perdón, salvación.    

B.    El vencedor valora la formación de su carácter.    

Nota: Ellos dijeron “¿no es éste el carpintero?, Jesús creció y aprendió un oficio como cualquier judío, y allí en la carpintería empezó su formación… constancia, responsabilidad, puntualidad, diligencia, obediencia, fidelidad, respeto, vida devocional, saber esperar, etc.   

III.   SUPERA SUS OBSTÁCULOS ALCANZANDO NUEVOS NIVELES, Mr. 6:7, 12-13.

A.    Mediante sus discípulos Jesús multiplicó el ministerio.

“Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos”.

Nota: Jesús venía ministrando los milagros y sanidades personalmente, pero ahora delega su autoridad y poder, multiplicando así su nivel de influencia y capacidad de cumplir con el ministerio, veamos Lc. 9:1-2, 6, se nos dice que: “pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes”, antes el ministerio estaba limitado a la persona de Jesús, pero ahora por todas partes… 

B.    La fe en la voluntad de Dios te lleva a nuevos niveles.     

Nota: Jesús no fue egoísta al delegar su autoridad y poder, no se detuvo ante algunas imperfecciones de sus discípulos, creía que esa era la voluntad del Padre y que ellos eran los llamados por Dios, los discípulos no dudaron sino que avanzaron creyendo en las palabras de Jesús, y vieron la gloria de Dios, ministraron en niveles que nunca habían estado o soñado, cree, avanza, Dios tiene nuevas cosas para ti…    

Conclusión: El Señor Jesús enfrentó sus obstáculos con entereza y con la ayuda de su Padre, los superó, y alcanzó cosas mayores. Un vencedor persevera confiando en el poder de Dios, y con la certeza de que nuevas cosas tiene el Señor para su vida. Jesús anduvo con sus discípulos ministrando el poder de Dios, sanando, liberando, restaurando, salvando al pecador, él está aquí para ministrar…

Te invitamos a leer:
    1.   EL MANÁ PAN DEL CIELO 
    3.   SANIDAD PARA EL ALMA 


Síguenos en redes sociales:
GOOGLE+   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada