Ads 468x60px

FUEGO EN EL ALTAR DE DIOS


Fuego en el altar de Dios
Introducción: Cuando el apóstol Pablo, naufraga en su viaje a Roma, logran llegar a la isla de Malta y allí hacen una fogata, y una víbora huyendo del fuego se prende de su mano, él la sacudió y ningún daño padeció. Dios lo protegió, es interesante que la serpiente huyera del fuego. El fuego nos habla aquí de calor, luz, protección… Recordemos que Pablo también le dijo a Timoteo: “aviva el fuego del don de Dios que está en ti”…
(Ptores Gonzalo y Andrea Sanabria)

FUEGO EN EL ALTAR DE DIOS

I.   RECONOCE QUE DIOS ES BUENO Y ES LA FUENTE DE TU VIDA:  

A.  La gratitud genera adoración, Gén. 12:7.

Y apareció Jehová a Abram,  y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová,  quien le había aparecido

Nota: Dios lo visitó, y le dio una promesa, que involucraba un milagro pues aún no tenía hijo, Sara era estéril y ambos de edad avanzada. Abram agradecido adora a Dios.   

B.  El altar indica muerte y produce vida, Gén 12:8.

Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová

Nota: Conocemos que generalmente era el lugar del sacrificio… nos habla de Cristo, pero también el lugar donde Dios nos da a conocer su voluntad, donde es sacrificado el ego. Y vida por cuanto recibimos de Dios su fuerza, su protección y su dirección… “invocó el nombre de Jehová…” en el altar anterior (vrs 7) había gratitud, en éste (vrs.8) hay dependencia. Es necesario que seamos conscientes de el precio de un avivamiento.       

II.   NO DESCUIDES EL FUEGO DE TU CORAZÓN: 

A.  Persevera en medio de las dificultades, Gén. 12:10.

Hubo entonces hambre en la tierra, y descendió Abram a Egipto para morar allá; porque era grande el hambre en la tierra

Nota: Estaba en la tierra prometida, pero vino el hambre y él desciende a Egipto (a veces aunque estemos en obediencia la Señor vendrán pruebas)… Dios prometió bendecirlo en Canaán no en Egipto, Abram debía permanecer donde Dios lo había puesto, pero hizo lo que la mayoría hacía, descender a Egipto, buscando a orillas del rio Nilo la “bendición”… 

B.  Derrota el egoísmo y los temores, Gén 12:11-13. 

Y aconteció que cuando estaba para entrar en Egipto, dijo a Sarai su mujer: He aquí,  ahora conozco que eres mujer de hermoso aspecto; y cuando te vean los egipcios, dirán: Su mujer es; y me matarán a mí, y a ti te reservarán la vida. Ahora, pues, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti

Nota: Motivado por su ego y miedo, planea su estrategia; debemos reconocer que cuando hay temor de enfrentar lo incierto, es porque hemos descuidado el altar de Dios… El ego de nuestro corazón nos puede llevar a poner en riesgo aún a nuestros seres amados. La comunión con Dios resulta en beneficio de todos. 

C.  No confundas obediencia con astucia, Gén. 12:14-15.

Y aconteció que cuando entró Abram en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era hermosa en gran manera. También la vieron los príncipes de Faraón, y la alabaron delante de él; y fue llevada la mujer a casa de Faraón.

Nota: Al principio la mentira puede traer solución hoy, pero es dolor para mañana, recordemos que el fin no justifica los medios. La Escritura dice que “los hombres engañadores irán de mal en peor”, nunca los engaños y mentiras, traerán sobre nosotros la bendición de Dios.  

D. Valora más la bendición de Dios que las riquezas de Egipto,             Gén. 12:16-20.   

E hizo bien a Abram por causa de ella; y él tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas,  asnas y camellos. Más Jehová hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai mujer de Abram. Entonces Faraón llamó a Abram, y le dijo: ¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu mujer? ¿Por qué dijiste: Es mi hermana, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer? Ahora, pues, he aquí tu mujer; tómala, y vete. Entonces Faraón dio orden a su gente acerca de Abram; y le acompañaron, y a su mujer, con todo lo que tenía”.

Nota: podemos observar varias conclusiones muy importantes: 

1)  No siempre bendición es señal de aprobación, mira el contraste vrs. 16 y 17…
2) Abram no edificó altar alguno en Egipto, pero versículos atrás esa fue su característica…
3)  Recibió aquí a la sierva Agar, dolor de cabeza más adelante, para su hogar y para su descendencia…
4)  Abram salió avergonzado de aquella tierra…

Debemos cuidarnos para que nuestro primer amor no se enfrié.  

III.   RESTAURA Y CUIDA EL ALTAR (INTIMIDAD CON DIOS):

A. Abundancia material no significa necesariamente abundancia espiritual, Gén. 13:1-2.

Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot. Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro.

Nota: Por supuesto que Dios nos quiere prosperar, y esa prosperidad es integral, siendo el componente espiritual la prioridad. Dios desea que gobernemos la bendición, no que ésta nos administre.  

B.  Vuelve al altar, Dios te espera, Gén. 13:3-4.

Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai, al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abram el nombre de Jehová.

Nota: puedes imaginarte esa oración… puedes imaginarte ese dialogo con Dios y cuánto tuvo que reconocer Abraham… sin embargo, el plan de Dios con Abraham sigue adelante, pues Dios es fiel y cumplirá su propósito en nosotros. es fundamental que nuestro altar mantenga encendido, y levantar ese "incienso espiritual" agradable a Dios, el altar del incienso en el tabernáculo del A.T. nos recuerda eso: un incienso grato que se quemaba para Dios.      

Conclusión: Algunas cosas aparecen en nuestra vida y soplan fuertemente, intentando apagar el fuego de Dios en nuestro corazón… y otras brotan de nuestro propio corazón… pero no tenemos que esperar circunstancias dolorosas para reconocer que debemos cuidar lo que Dios ha depositado en nuestro corazón, adoremos a Dios en todo tiempo, él es la razón de nuestra vida.



2 comentarios:

  1. Precioso tema y muy edificante, muchas gracias por compartirlo. D.T.B.

    ResponderEliminar
  2. muy buen tema avía le ido muchas veces el capitulo 12 de génesis hasta predicado de el, pero no savia que tenia tanto riqueza literaria. Dios le bendiga muchos

    ResponderEliminar