Ads 468x60px

EL HOMBRE DE LA MANO SECA



                     Introducción: por la gracia de Dios, somos testigos de los milagros y sanidades que hace el Señor Jesucristo hoy día, como lo hacía en su ministerio terrenal por las calles de Galilea y Jerusalén, nuestro Dios es real, está en medio de nosotros, viene por su iglesia, y su poder es el mismo ayer, hoy y por siempre…  
 
EL HOMBRE DE LA MANO SECA    

I.     LA NECESIDAD DEL MILAGRO:  

A.       La enfermedad, Lucas 6:6.

Nota: “tenía seca la mano derecha”, otras versiones nos dicen: atrofiada, tullida, paralizada, encogida. No sabemos la causa exacta, se puede concluir que fue resultado de una parálisis local… tampoco sabemos cuánto tiempo llevaba así… para la mentalidad judía, esto debía corresponderse con algún juicio por su pecado. 
     
B.       Su vida emocional ha sido afectada.

Nota: seguramente se sentía apocado… impotente… en otros momentos tal vez se sentía inferior. Esto afectaba su auto estima.   

C.   Su condición le restaba capacidad y fuerza.  

Nota: un libro apócrifo judío añade que era albañil… no podía ahora ganar el sustento de su casa, por tanto se sentía inútil.      

II.   OBSTÁCULOS A SUPERAR:    

A.       La ansiedad, vrs. 6.

Nota: este hombre buscaba a Dios a pesar de su crisis… fue a la sinagoga… a adorar a Dios y a aprender su Palabra… y en el tiempo de Dios, tiene un encuentro con Jesús… a veces aparecen las crisis que nos recuerdan que debemos buscar a Dios. 
       
B.       El señalamiento, vrs. 7, 9.   

Nota: habían allí escribas y fariseos… que no solo atacarían a Jesús, sino también a éste hombre por recibir sanidad en el día de reposo… “y le acechaban” = esto nos habla de los enemigos de la gloria de Dios.  

III.    LA OBRA DE JESÚS:     

A.       El Señor Jesús lo sabe todo, vrs. 8a.

B.       Pasos de fe ante la Palabra de Dios, vrs. 8b. 

Nota:   1. “levántate” = quizá surjan murmuraciones y obstáculos por superar…
            2. Éste hombre es desafiado a creer y a vencer el miedo (a los fariseos)…
            3. Esta Palabra del Señor implica una acción del hombre. Dios nos respalda.        
                                                                       
C.       Jesús tiene el poder para sanar y restaurar, vrs. 10.

Nota: “extiende tu mano”, imagínate esa presentación…
Quizá sólo te gusta mostrar tus fortalezas y resultados, la mano de éste hombre no era bonita, la guardaba junto a su cuerpo… Jesús pidió ver la mano seca… muéstrale a Dios tus debilidades y pecados, esas cosas que quieres esconder, que te hacen sentir mal (miedos, temperamento sin control, la ligereza en la boca que te mete en problemas, la inmoralidad sexual, el doble ánimo…), pero cuando los traes a Dios, y reconoces tu condición, el Señor Jesús trae restauración y nos levanta en bendición… él es nuestro sanador integral.        
       
Conclusión: El Señor Jesucristo es hacedor de milagros, él tiene compasión de nuestras necesidades, nosotros debemos superar algunos obstáculos que aparecen cuando procuramos su presencia, su toque transformador, y acercarnos a él con corazón sincero y humilde… y él hará más allá de lo que podemos imaginar… derriba el escudo de las apariencias y acércate al Señor con corazón sincero, no saldrás con las manos vacías. 

     Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria

Te invitamos a leer:


    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER

    GOOGLE+   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada