Ads 468x60px

NO RENUNCIES A TU MILAGRO



Introducción: con gran dolor vemos a muchos atletas cuando tienen que retirarse de la competencia de sus vidas… la más importante… lloran… otros no quieren volverá empezar… otros se esfuerzan y lo vuelven a intentar y logran grandes victorias… un día Moisés falló y por mucho tiempo se aisló pero Dios lo llamó y lo uso poderosamente… 

no renuncies  a tu milagro

I.     UNA CRISIS SIN SOLUCIÓN HUMANA, Mr. 5:24-26.    

A.   Una enfermedad incurable.

Nota: “hacía 12 años padecía de flujo de sangre… y médicos… y antes le iba peor” Esta enfermedad posiblemente una metrorragia crónica”, porque era continua y la padecía más de una década. En cuanto a su organismo, una continua hemorragia de sangre sin duda le llevaría a la debilidad y probablemente a una anemia aguda, le veríamos con un rostro pálido quizás y un estado de ánimo decadente frente a un diagnóstico sin solución. Que diremos de su angustia silenciosa frente al peso de la ley a cuestas sobre su espalda, que la hacía inmunda o impura y la excluía de la mayor parte de las relaciones entre la sociedad Judía (Levítico 15.25–27).  Quizá era divorciada la ley le permitía a su marido dejarla…  
     
                                                                                   
B.   Un alto y continuo nivel de sufrimiento.

Nota: “había sufrido mucho… muchos médicos… 12 años”… 

C.  Ni la ciencia ni el dinero habían servido. 

Nota: así que no había solución humana, esto ocurre muchas veces hoy…
       
II.   LO QUE ES IMPOSIBLE PARA EL HOMBRE ES POSIBLE PARA DIOS   

A.   Su fe se activa al escuchar de Jesús, vrs. 27.

Nota: seguro la gente hablaba de Aquel que venía sanando las multitudes… ésta fe la llevo a actuar a pesar de sus limitantes: impura para los judíos,  sin dinero, débil por su anemia y una gran multitud por delante… vrs. 31… también el vrs. 24… pero cría que Jesús podía sanarla y lo buscó… en Gadara lo expulsaron… pero aquí era esperado… y no los decepcionó…
          
B.   El manto de Jesús nos habla de su autoridad y poder, vrs. 28.  

Nota: podemos recordar el manto de Elías cuando llamó a Eliseo cubriéndolo con éste… Eliseo reconoció que era el enviado de Dios, reconoció su oficio como profeta de Dios, reconoció la autoridad delegada en él… con éste manto abrió el rio Jordán… el manto en los profetas era señal de su oficio… David y Saúl en la cueva “y se turbo David por haberle cortado el borde del manto a l rey Saúl…”, el manto nos habla de poder y autoridad… los judíos por mandamiento de Dios, en el borde de sus mantos llevaban unos flecos que representaban la Palabra de Dios…    cuando tú alcanzas la presencia de Dios, poder sale de él y muchas cosas gloriosas ocurren, vrs. 29-30la fe te destaca en medio de la multitud…

III.    EN CRISTO TENEMOS TODA PROVISIÓN:      

A.   Ella alcanzó en Jesús su milagro, vrs. 32.

Nota: éste milagro no estaba planeado por el Señor, pues iba a la casa de Jairo… 

B.   El Señor requiere sinceridad para nuestra bendición, vrs. 33-34.   

Nota: el corazón humilde de ésta mujer y su sinceridad, produjo bendiciones por parte de Jesús:  1. “tu fe te ha salvado”  
                          2. “ve en paz”
                          3. “queda sana de tu azote”… 
Vemos que alcanzó una ministración integral: salvación eterna para su espíritu y su alma, paz para su corazón y sanidad para su cuerpo…  
    
Conclusión: no importa cuán difícil sea la situación, no importa cuántas veces lo hayas intentado, todo es posible para Dios… sólo cree en su poder y su soberanía… acércate a él, alcanza su presencia y él actuará conforme a su voluntad, conforme a su plan… y tu fe y perseverancia desatarán la acción del poder de Dios…  
              Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria
Te invitamos a leer:


    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER

    GOOGLE+    

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada