Ads 468x60px

DIOS ESTÁ POR ENCIMA DE LAS CIRCUNSTANCIAS (Devocional 016)



Devocional Semanal (No. 016, Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

DIOS ESTÁ POR ENCIMA DE LAS CIRCUNSTANCIAS 
     
     Cuando llegó José a sus hermanos, le quitaron la túnica de colores que tenía, y le echaron en la cisterna, pero la cisterna estaba vacía, sin agua… y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José, y le vendieron por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto”. Gén. 37:23-24, 28.  


La historia de la vida de José, hijo de Jacob, tiene un altísimo contenido de enseñanzas para nosotros. En éste capítulo, sus hermanos planean matarlo, pero finalmente lo venden como esclavo, después de haberlo despojado de su valiosa túnica de colores (Observemos que un resentimiento, no sanado, puede llegar a ser más fuerte que el amor de familia; eran sus hermanos y planearon matarlo)...

José es arrojado por sus hermanos a una cisterna (depósito subterráneo para almacenar el agua que se juntaba cuando llovía, o procedente de vertientes), el texto nos dice literalmente: “pero la cisterna estaba vacía”, cuán significativo es éste “pero”, pues vemos la mano de Dios protegiendo su propósito. No era una casualidad que estuviera sin agua, era parte del plan divino, José estaría en la cisterna (pero sin agua) por un corto tiempo. Recordemos que está escrito: “No dará mi pie al resbaladero, ni se dormirá el que me guarda”.

Después de estar un tiempo allí, aparecen unos madianitas mercaderes y José es vendido por sus hermanos por veinte piezas de plata y su corazón es lastimado profundamente, definitivamente las heridas más dolorosas son las causadas por nuestros íntimos, aquellos de quienes nunca se esperaría una traición (Esta escena nos recuerda que Jesús fue vendido por uno de sus discípulos, Judas Iscariote, por eso podemos ir a él, pues nos comprende perfectamente y con Su ayuda podemos salir triunfantes, izando la bandera del perdón).  


Éstos ismaelitas “llevaron a José a Egipto”. En medio de todas éstas circunstancias estaba la mano de Dios, aunque José fue vendido como esclavo, estaría en la casa de un general egipcio, administrando su hacienda con el favor y la gracia sobrenatural de Dios. José estaba siendo equipado y formado para ser el segundo en el imperio egipcio y ser instrumento de bendición y salvación para miles y miles de personas, incluyendo a su padre y los hermanos que un día lo habían rechazado y traicionado.        

Reflexión final: Los propósitos de Dios están diseñados para salvación y bendición de muchos, es por eso que las tinieblas se oponen, procurando dañar a los hijos de Dios, pero el consejo de Dios es el que prevalece, Dios fortalece, guarda y protege sus hijos, requiriendo de éstos perseverancia ante las dificultades, pruebas, tentaciones y adversidades, para conducirlos a la victoria.

Te invitamos a leer:


    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER
    GOOGLE+    

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada