Ads 468x60px

ESAÚ VENDE SU PRIMOGENITURA (Devocional No. 012)



Devocional Semanal (No. 012, Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

      Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura” Gén. 25:34.

Esaú y Jacob, hermanos gemelos, crecieron en el mismo hogar y con los mismos padres, pero con perspectivas muy diferentes respecto a los tesoros y privilegios celestiales. El contexto nos dice que Esaú vendió su primogenitura por un pan y un guisado de lentejas, al detenernos en algunas palabras y frases, podemos identificar la indiferencia en el corazón de Esaú por los favores de Dios, lo vemos cuando dice:
1.   “¿para qué me servirá la primogenitura?”
2.   “comió, bebió, se levantó y se fue”.

Consideremos ahora, lo que significaba en ése tiempo la primogenitura: el primogénito heredaba el doble, el liderazgo de toda la familia o clan, y recibía el privilegio “sacerdotal” ante Dios por toda la familia (es decir, presentaría los sacrificios, ofrendas y oraciones a Jehová Dios)...   


El pan y las lentejas son figura de aquellos “valores terrenales” que en algún momento consideramos son de mayor estima que los privilegios y oficios celestiales. En el N.T. Esaú es llamado profano: “…profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura” (Heb. 12:16). El término hebreo para profanar traduce: irreverencia, pisotear, vulgar. En realidad, Esaú no valoró con temor de Dios lo que el Señor le estaba entregando.

Es interesante que el vrs. 29 nos añade “Esaú venía del campo cansado”, estaba fatigado, agotado, sin fuerzas, lo que seguramente lo hizo más vulnerable (por eso, es muy importante cuidar nuestra fortaleza en el Señor). Recordemos aquí, que cuando Jesús estaba en el desierto en ayuno, al final “sintió hambre”, y vino el tentador, procurando encontrar una debilidad en Jesús y le dice: “convierte estas piedras en pan”, Jesús venció, pues su fortaleza y alimento siempre fue hacer la voluntad del Padre celestial.  

La frase “así menospreció Esaú la primogenitura” nos hace ver su gran equivocación y falta de discernimiento. Pero pensemos, a veces nosotros descuidamos, cambiamos o negociamos las bendiciones y privilegios que Dios nos ha dado, como la relación con él, nuestra familia, el ministerio, el trabajo honesto y otros, por cosas cuyo valor es temporal, engañoso y corruptible.           

Reflexión final: Dios ha diseñado para todos sus hijos grandes planes y bendiciones, es por eso, que debemos valorar cada momento de nuestra vida, cada obra y regalo de Dios, y siempre procurar seguir Su consejo, él nos conduce al mejor destino: Su propósito eterno.     

Te invitamos a leer:


    Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER
    GOOGLE+    

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada