Ads 468x60px

DIOS ESTÁ AL TANTO DE TU CRISIS (Devocional 009)

(Dios es tu ayuda en medio de la crisis). Devocional Semanal (No. 009, Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

Dios está al tanto de tu crisis            

Nos dice la Biblia en Génesis 16:6-9 "Y como Sarai la afligía, ella huyó de su presencia. Y la halló el ángel de Jehová junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente que está en el camino de Shur. Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú,  y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano". 

Como nos enseña el contexto de este pasaje bíblico Agar, sierva de Abraham y Sarai, enfrenta un tiempo duro y difícil de su vida, su señora Sarai la oprime y la menosprecia, así que ella decide huir.

Como a veces nos sucede a nosotros cuando ante las adversidades lo hacemos o lo pensamos, pero debemos seguir el ejemplo del Señor Jesús quien no huía, sino que seguía adelante en el poder del Espíritu Santo y siempre dirigido por el Padre celestial... 
     

      

La palabra de Dios nos enseña que el Ángel de Jehová es Dios mismo, dice el texto que la encontró “en el desierto”, ella huyó al desierto, y vemos a Dios buscando, ubicando, siguiendo a sus hijos en medio de las crisis, en medio de las dificultades. El Señor no abandona a sus hijos en medio de la adversidad.  

También la Biblia nos enseña que algunas veces el hijo de Dios va al desierto por dirección del Señor (como por ejemplo el Señor Jesús quien “fue al desierto llevado por el Espíritu” dice la Biblia), pero otras veces somos nosotros quienes nos metemos allí, cómo sucedió con Agar (el desierto es un lugar difícil para la vida, con suma escasez, lugar de soledad y muchas adversidades). El desierto es ese escenario difícil en el que a veces entramos por malas decisiones.       

La Biblia nos da una referencia de la ubicación: “El camino de Shur”, es una ubicación significativa, pues "Shur" significa: muro, muralla tosca, pared, y nos deja ver aquellos tiempos cuando “caminamos” pero no avanzamos, es un estancamiento, aunque lleno de actividades. Esto sucede porque al alejarnos de la voluntad de Dios nos volvemos estériles, sin fruto; aunque invertimos esfuerzos y deseos no logramos mucho.    

Es interesante ver que el Señor establece un dialogo con Agar en aquel desierto. El Ángel del Señor le pregunta a Agar por su situación y su plan a seguir. Agar tiene un gran privilegio aquí, ella es visitada por Dios (el nombre "Agar" significa: extranjera, no era del pueblo de Dios, pero el Señor estaba al tanto de ella), y el Señor le expresa su deseo de escucharla, de saber cómo estaba. Para Dios es importante que le expresemos nuestra situación con sencillez y sinceridad. 




Como podemos ver nuestro Dios estaba interesado en su dificultad e incluso en saber lo que pensaba hacer, y creo que Agar, al igual que nosotros, esperaba una respuesta del Ángel en dónde fuera justificada y porque no, quizá una reprensión para Sarai por su manera "indolente" y trato fuerte hacia Agar.  

Pero es muy interesante detallar la respuesta del Ángel de Jehová, pues el Señor le responde: “Vuélvete a tu señora y ponte sumisa bajo su mano”, respuesta que sorprende a Agar. 

Debemos recordar aquí que en la Biblia Oseas 2:14 dice: “Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón”. Aveces sólo ciertos escenarios difíciles son necesario para escuchar a Dios.

Debemos evitar caer en la murmuración, la queja o el enojo y más bien conducirnos con temor de Dios, recuerda: "El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza" Proverbios 1:7.  

En ciertas ocasiones el Señor nos dice lo que no queremos escuchar, pero el Señor sabe lo que hace en nosotros y en los otros, y todo lo hace motivado por Su amor, sólo debemos obedecer, y cuando esto hacemos somos altamente bendecidos.      




Conclusión: Cuando tengamos frente a nosotros obstáculos crisis o adversidades, lo primero que debemos hacer es buscar la presencia de Dios para recibir dirección, y no equivocarnos e ir por el camino del dolor, o estancarnos ante nuestra propia soberbia. Dios quiere conducirnos a su voluntad para nuestra bendición y honra de Su Nombre.

Es muy importante despojarnos del orgullo, de la soberbia y autosuficiencia, y todas aquellas cosas que nos impulsan a hacer cosas que pueden parecer buenas, pero no están en la voluntad de Dios. Esto requiere, por supuesto, un corazón manso y humilde que el Señor Jesús nos ayuda a desarrollar. 

Te invitamos a leer:

.

0 Comments:

Publicar un comentario