Ads 468x60px

LA FE Y LOS MILAGROS


     Introducción: En la Biblia se nos enseña que el Señor Jesús destacó la fe de la mujer sirofenicia, cuando le dijo: “oh, mujer, grande es tu fe, hágase contigo como quieres” y su hija fue sanada desde aquella hora". Veamos este poderoso milagro del Señor Jesús y la fe de esta mujer... 



  La fe y los milagros: 

     I. La humanidad del Señor Jesús. Marcos 11:12 

"Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre".
         
A. Dios se hizo hombre como nosotros en la persona de Jesús. 
        
Comentario: El Señor Jesús dejó su gloria para salvarnos, él se limitó a un cuerpo humano y soportó todas las tentaciones y dolor en éste mismo cuerpo.  

      B. El Señor Jesús, como nos muestra este pasaje, tenía necesidades como nosotros.

Comentario: Nos dice aquí la Biblia que el Señor “tuvo hambre” además, se cansaba, lloraba, dormía, se entristecía, se regocijaba, experimentó el dolor, fue rechazado y en muchos momentos estuvo solo, y por eso nos entiende perfectamente, por eso podemos hablar con él teniendo la certeza de que nos comprende.   
   


 
II. El poder de nuestro Señor Jesucristo en acción: 

A. La esterilidad de la higuera, Marcos 11:13-14. 

"Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos".

Comentario: Como nos dice la palabra de Dios aunque “no era tiempo de higos, las hojas indicaban los higos primeros, o higos tempranos, que aparecían antes de la cosecha, y el Señor Jesús aprovecha esta situación para enseñar a sus discípulos acerca de la fe. Debemos siempre mantener nuestro corazón dispuesto para las enseñanzas del Maestro por excelencia. 

Comentario: En esta enseñanza del Señor Jesús podemos relacionar estas hojas con la vida religiosa que aparenta, pero que en realidad no lleva frutos y no sirve para nada.

    Recordemos que después del pecado Adán y Eva “cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”, pero luego el Señor preguntó: “¿Quién te enseñó que estabas desnudo?” y luego nos dice la Biblia que “Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles y los vistió”. Vemos aquí entonces que la higuera nos habla de lo vano y superficial.     

B. Se destaca el poder de las palabras de Jesús, Marcos 11:20-21 

"Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado".

Comentario: Las Sagradas Escrituras nos dicen: todas sus promesas son en ÉL sí y amen”, “los cielos y la tierra pasarán pero sus palabras no pasarán”, “en ÉL no hay cambio ni sombra de variación”, la fidelidad de Dios a su Palabra nos sorprende, pues Mateo dice que: “viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿cómo es que se secó enseguida la higuera?. Para ellos comprender el poder de Jesús y de su palabra llevó tiempo y un proceso de revelación y enseñanza. 

Comentario: Ademas podemos ver en este pasaje bíblico algo que nos sorprende, y es el tremendo alcance de la Palabra de Dios, pues Jesús dijo: “nunca jamás coma nadie fruto de ti” (sería estéril, verdad?), pero nos dice ahora que “la higuera se había secado desde las raíces”; qué poderosa es la palabra de Dios.     




III. El poder de la fe en Dios: 

A. Hace que cualquiera vea las maravillas divinas, Marcos 11:22-23. 

"Respondiendo Jesús les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere e a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho".

Comentario: Como nos enseña este pasaje la frase "cualquier persona" indica a alguien que toma la decisión de creerle a Dios, de creer en su palabra y en su poder. 

B. La fe en Dios permite alcanzar grandes respuestas a las oraciones, Marcos 11:24 

"Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá".

Comentario: Por supuesto, debemos tener claro que es necesario e importante estar en la voluntad de Dios, y que debemos practicar la fe en la oración (orar creyendo), hay muchas clases de montes: de tierra, de arena, de hielo, de piedra o de otros materiales, algunos desaparecen rápido, otros duran miles de años… 

    Así mismo, nosotros enfrentamos diferentes obstáculos, algunos más resistentes que otros, y algunos más grandes que otros; quizá luchas emocionales, oposición demoniaca, obstinación de personas perversas, miedos, resentimientos, falta de perdón, entre otras cosas más, pero con la fe en Dios podemos superar todo eso.      

C. La fe en Dios puede ser estorbada por la falta de perdón, Marcos 11:25-26 

"Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas".

1. Es interesante considerar aquí que a varios enfermos antes de sanarlos, Jesús les perdonó sus pecados.

2. No podemos negar la incidencia que el resentimiento y la amargura  tiene en la salud de una persona, estas cosas generan enfermedades; por ejemplo Noemí, volvió a Belén en “en amargura de espíritu”, y difícilmente la reconocían, otro ejemplo fue Ana, la madre del profeta Samuel, estaba “con amargura de alma” y ella “lloraba y no comía”. Cosas que sin duda terminan afectando la salud. 

3. La Biblia también nos enseña que la falta de perdón impide la oración eficaz, es decir se corta o interrumpe la comunicación con el cielo.         

Reflexión final: Como nos enseña la palabra de Dios hoy, la fe en Dios está por encima de nuestra humanidad, el poder de Cristo es real y total, sí creemos, sí confiamos, veremos sus maravillas, ¿Cuál es tu monte? ¿Cuál es tu lucha? ¿Qué es lo que te impide avanzar? Hoy es un día especial, decide creer y confiar en las promesas de Dios y verás poderosas respuestas del Señor a tu favor.        


                          Te invitamos a leer:
     1.  ¿QUÉ ES LA FE? 
     2.  EL GOZO DE DIOS 
      
.

0 Comments:

Publicar un comentario